Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Logo Dirección General Forestal

REDD+

¿Qué es REDD+?

El Programa para la Reducción de Emisiones causadas por la Deforestación y la Degradación forestal (REDD+) busca contribuir a la mitigación del cambio climático a través del desarrollo de incentivos positivos para evitar la pérdida de superficie y calidad de los bosques mundiales.

REDD+ se basa en el principio de que a través de prácticas de manejo sostenible de los bosques se pueden lograr objetivos globales de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la capacidad de los ecosistemas de bosques nativos para actuar a modo de sumidero y almacenamiento de carbono.

Contexto

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) adoptó, a partir del 2007, una serie de decisiones para la creación de mecanismos claves para estimular la acción en materia de la reducción de la deforestación y la degradación de los bosques y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Surge así, en 2013, el Marco de Varsovia para REDD+.

El bosque nativo en Uruguay

El bosque nativo en Uruguay ocupa un poco más del 4% del territorio nacional con formaciones boscosas de quebrada, de serranías, fluviales, de parque y además los singulares palmares y bosques costeros sobre el Río de la Plata y Océano Atlántico.

Beneficios

En zonas costeras poseen un rol en la amortiguación de eventos extremos de temporal o intensas lluvias, minimizando el potencial erosivo sobre playas en territorios costeros.

En zonas litorales de ríos, arroyos y lagunas, los bosques nativos brindan capacidad de amortiguación durante las crecidas y un filtro para mitigar el ingreso de nutrientes y contaminantes a los cursos de agua.

A nivel agropecuario mejoran las condiciones para la cría de ganado sirviendo de refugio del calor o temporales y de alimento en momentos de sequía, siendo además aprovechadas las especies nativas para usos medicinales y alimenticios como parte de la agricultura familiar. .

El rol de los bosques fluviales es fundamental para la protección de los cuerpos de agua, sobre todo los vinculados a la provisión de agua potable de la ciudadanía a nivel urbano y rural. En este sentido, a nivel de las cuencas hídricas más importantes el país está dedicando esfuerzos en el monitoreo, recuperación y conservación de los ecosistemas que aseguran la calidad del agua.

Estos esfuerzos son particularmente importantes en la Cuenca del Río Santa Lucía, de la cual se extrae el agua para 1.800.000 habitantes del área metropolitana de Montevideo.

Algunos tipos particulares de bosque nativo, como los palmares y el bosque costero, se encuentran en peligro de desaparición por su escasa superficie y por su fragmentación como consecuencia de actividades productivas y urbanas que se desarrollan en los territorios donde se ubican.

A su vez, no está claro el grado de impacto que ocasiona el avance de especies exóticas invasoras sobre los ecosistemas nativos u otros causantes de la degradación de índole local (quema, tala ilegal, etc).

¿Cuáles son los principales objetivos de REDD+?

En el contexto de la CMNUCC, el Programa REDD+ plantea:

  • Reducir las emisiones procedentes de la deforestación

La deforestación es la transformación permanente de tierras forestales naturales en otros usos (cultivos, pastizales, humedales, asentamientos e infraestructuras, otros). La reducción de emisiones procedentes de la deforestación de ecosistemas nativos implica la desaceleración de la transformación del bosque a otros usos por actividad humana directa.

  • Reducir las emisiones procedentes de la degradación forestal

La degradación de las reservas de carbono rep¬resenta una disminución por acción humana directa pero manteniendo la categoría de uso tierras con cobertura boscosa nativa. En consecuencia, la reducción de las emisiones procedentes de la degradación forestal es la desaceleración de este proceso, mejorando la composición del bosque nativo en procura de mejorar su potencial de secuestro de carbono sin cambio de su superficie.

  • Aumentar las reservas forestales de carbono

Implica el aumento de los reservorios de carbono. Incluye la recuperación de bosques ex-istentes aunque degradados o el aumento de la cubierta de ecosistemas boscosos nativos mediante la reforestación de tierras que anteriormente hayan sido utilizadas para otras actividades.

  • Conservar las reservas forestales de carbono

La conservación de los reservorios de carbono de los bosques se considera una actividad neutral desde el punto de vista de las emisiones, dado que preserva la situación existente. Por tanto, puede entenderse que contribuye activamente a mantener una reserva de carbono.

  • Gestión sostenible de los bosques

La gestión de las áreas boscosas nativas vinculadas a usos productivos (madereros y no madereros) buscando el equilibrio entre los objetivos sociales, económicos y ecológicos, manteniendo o mejorando los reservorios de carbono. Una definición más restrictiva del concepto de gestión sostenible de los bosques se refiere al equilibrio entre las emisiones y remociones de GEIs por parte de dichos ecosistemas.


REDD+ EN URUGUAY