Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Logo Dirección General de Servicios Ganaderos

Fiebre Aftosa

La fiebre aftosa es una enfermedad viral, muy contagiosa, de curso agudo que afecta a animales de doble pezuña o pezuña hendida, especialmente bovinos, ovinos, caprinos y suinos. Se caracteriza por fiebre y formación de vesículas principalmente en la cavidad bucal, hocico, espacios interdigitales y rodetes coronarios de las pezuñas.

Se caracteriza en la actualidad por ser la enfermedad animal para cuya prevención o combate se dispone de mayores recursos en el mundo. Su importancia deriva de los perjuicios directos en la  producción y productividad ganadera que genera implicaciones socioeconómicas, así como los altos  costos públicos y privados invertidos para su prevención, control y erradicación y efectos indirectos, como la pérdida de mercados internacionales de animales, productos y subproductos de origen animal; 

En Mayo de 1996 nuestro país es declarado como país libre de fiebre aftosa sin vacunación,  luego de dejar de vacunar los bovinos contra la fiebre aftosa el 16 de junio de 1994, para cumplir con los requisitos del Código Sanitario para los animales terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)  (haber dejado de vacunar 12 meses anteriores a la declaración del estatus sanitario alcanzado).

En octubre de 2000 se produce la primera reintroducción de la enfermedad en Artigas, la cual fue erradicada y en enero de 2001 se recupera el estatus de país libre de fiebre aftosa sin vacunación.

En abril de 2001 se produce la segunda reintroducción de la fiebre aftosa (Soriano y Colonia). Al principio se aplicaron medidas de erradicación y luego de control vacunándose a todos los vacunos del país con vacuna con adyuvante oleoso por la presentación epidémica de la enfermedad abarcando todo el territorio nacional. Los esfuerzos realizados para detener su propagación fueron infructuosos, y Uruguay perdió en la OIE la calificación de “país libre de aftosa sin vacunación”. Los perjuicios económicos y sociales fueron muy importantes (desde pérdidas de ingresos por exportaciones al cierre de frigoríficos, con la consecuencia del aumento del desempleo).

Desde 2001, el Ministerio de Ganadería a través de la Dirección General de Servicios Ganaderos con el Sistema Nacional de Emergencias coordinan una intensa actividad en la lucha contra la aftosa.

Gracias a los esfuerzos, en mayo de 2003 es reconocido por la OIE como país libre de fiebre aftosa con vacunación, recuperando nuevamente a buena parte de los mercados más exigentes.

Teniendo en cuenta que en nuestro país la Fiebre Aftosa ha estado ausente durante los últimos 17 años, entendemos que esto es un elemento crítico por el cual debemos sensibilizar y capacitar a los actores vinculados a la cadena productiva, especialmente las nuevas generaciones que no conocen la enfermedad en el terreno.

Se hace imprescindible la sensibilización de los actores de las cadenas productivas a los efectos de prevenir y actuar en forma temprana en el caso de que se produzca una reintroducción de la enfermedad, Para aumentar la sensibilidad de los sistemas de vigilancia epidemiológica se deberá mejorar el conocimiento integral de la fiebre aftosa y la sensibilización a los productores de la importancia de realizar la notificación a las autoridades sanitarias cuando existen animales con síntomas compatibles con Fiebre aftosa.