Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

RECOMENDACIONES PARA EL MANEJO DE LA CERA DE ABEJAS EN APICULTURA

Uruguay se caracteriza por producir mieles de buena calidad y sin contaminantes.

La cera es parte vital de la estructura de la colmena. En los panales de cera se cría la abeja desde huevo hasta adulto, y también se deposita la miel y polen.

Cuando hay contaminantes en la cera, se afecta la salud de las abejas porque algunas no llegan a nacer y las que nacen, viven menos tiempo que aquellas abejas criadas en cera limpia.

Los contaminantes de la cera también migran a la miel.

Estudios realizados en el país confirman que la cera nueva, como la cera de opérculo, acumula menos contaminantes que la cera vieja que estuvo expuesta a los tratamientos sanitarios, en particular con medicamentos sintéticos, y al medio ambiente durante años.

Dichos estudios recomiendan que el apicultor devuelva a la colmena cera estampada limpia, tal como la cera de opérculo.

Se recomienda a los apicultores que manejen por separado la cera de opérculo de la cera de recuperado. Seria optimo que reutilizara su propia cera.

Cuando los volúmenes de cera sean insuficientes, varios apicultores pueden juntar su cera de opérculo para estamparla.

Se recomienda a las plantas de estampado que den prioridad a la cera de opérculo. 

Si se estampa mayor cantidad de cera de opérculo (menos contaminada), disminuirá una fuente de contaminación interna de la colmena.

Los conceptos vertidos en esta cartilla surgen de un trabajo realizado en 2014 y 2015 por un equipo multidisciplinario integrado por J. Harriet y J. Campá (DILAVE-MGAP), M. Grajales (AILP), C. Lheritier (ADEXMI), A. Gómez Pajuelo (Consultor España), Y. Mendoza y L. Carrasco (INIA La Estanzuela).