Logo Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Sacrificio humanitario

Los artículos 21 al 25 del Decreto Nº258 de 2017 reglamentan sobre el Sacrificio Humanitario.

Artículo 21°) Se podrá disponer el sacrificio humanitario solo en las circunstancias previstas en el Artículo 12. Literal B. de la Ley N° 18.471.

Artículo 22°) Ante situaciones descritas en el Artículo 12. Literal B, numeral 3 de la Ley N° 18.471, y en caso que el Tenedor Responsable titular manifestara la oposición al sacrificio, éste deberá presentar un Plan de Resocialización bajo responsabilidad de un técnico especialista, sujeto a la aprobación de la COTRYBA. Ante la imposibilidad de resocialización de acuerdo a informe técnico correspondiente, se procederá a su sacrificio por métodos eutanásicos.

Artículo 23°) El sacrificio por métodos eutanásicos deberá:

  • a. Ser realizado por un médico veterinario.
  • b. Evitar el sufrimiento físico y psicológico del animal
  • c. Utilizar en todos los casos analgesia, sedación e induciendo la inconsciencia previa del animal hasta su muerte.

Artículo 24°) Los costos generados por informes técnicos, traslados, gastos de mantenimiento del animal, resocialización, y los del sacrificio en caso de corresponder, estarán a cargo del tenedor responsable titular.

Artículo 25°) Los profesionales veterinarios que sacrifiquen un animal de compañía, deberán completar y entregar al tenedor titular un certificado de defunción con el cual dicho tenedor deberá notificar el evento en el Sistema RENAC. 


Artículo 12. Literal B. de la Ley N° 18.471: Queda expresamente prohibido dar muerte a un animal, excepto en las siguientes circunstancias:

  • 1) Cuando correspondiere en virtud de las actividades productivas, comerciales o industriales según las normas legales y reglamentarias en materia de sanidad animal, o de experimentación científica de acuerdo a la normativa especial a la que refiere el artículo 7º de esta ley.
  • 2) Para poner fin a sufrimientos ocasionados por accidentes graves, enfermedad o por motivos de fuerza mayor, bajo la supervisión de médico veterinario.
  • 3) Cuando el animal represente una amenaza o peligro grave y cierto hacia las personas u otros animales.
  • 4) Para evitar o paliar situaciones epidémicas o de emergencia sanitaria, según las normas legales y reglamentarias en materia de sanidad animal.