Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Logo Oficina de Programación y Políticas Agropecuarias

Anuario OPYPA 2015

Tapa Anuario OPYPA 2015
24/12/2015

La Oficina de Planificación y Política Agropecuaria (Opypa) del MGAP presentó este miércoles 23 en conferencia de prensa el Anuario 2015 en su edición Nº23. La exposición estuvo a cargo del Director de Opypa, Ing. Agr. Ph.D. Mario Mondelli y la Economista Ángela Cortelezzi. Dicha publicación recoge el análisis sobre la situación del sector agroindustrial en el año 2015 y la perspectivas para el 2016.

En ese marco Mondelli anunció que se incorporó en el Anuario el análisis de la carne porcina y la pesca, y se realizó una mirada particular sobre la producción de celulosa. Asimismo, destacó la reflexión sobre el estudio del gasto y los apoyos, las políticas en curso y otras en diseño como el Seguro de Índice de Ganadería, que es una novedad para Uruguay y está en una fase piloto. 

La edición Nº 23 del Anuario agrega un mirada integral y un balance en el que se encontró un crecimiento del PIB agropecuario, “el año tiene un crecimiento positivo de acurdo a las estimaciones que podemos hacer para el cierre y es superior a lo que proyectábamos un año antes, con las variables que teníamos arriba de la mesa, y sobre todo, superior a lo esperado de acuerdo a las señales de precios y de clima en algunos rubros particularmente en coyunturas complicadas como en lácteos” aseguró.

En ese sentido destacó la capacidad adaptativa para mantener la capacidad productiva de la actividad empresarial, de las políticas tales como el fideicomiso en lácteos y las medidas de emergencia por temas climáticos. Teniendo en cuenta que fue un año donde se movieron todas las variables económicas, se refleja un nivel de actividad en descensos muy tenues en cuanto a la producción.

Subrayó que para el 2016 se prevén oportunidades para la expansión de la carne vacuna, que ocupa el 75% del territorio. El foco está puesto en su desarrollo con esfuerzos articulados público - privados con MGAP e INAC para repensar la transferencia de tecnología y la inserción en mercados.

Por su parte Cortelzzi, expuso sobre el desempeño productivo y exportador de los rubros del sector, las variables económicas y el contexto internacional. Se destaca la caída de precios internacionales relevantes para Uruguay, la influencia de eventos climáticos que han impactado en la producción y el contexto internacional menos auspicioso. De igual modo el crecimiento del PIB agropecuario estimado, es superior al proyectado si se consideran los cambios que hubo en señales de precios y mercados, y la actuación que adoptaron los empresarios para sostener la producción. 

En cuanto a las perspectivas, los socios comerciales, China, UE, EUA están en expansión aunque a tasas menores o no muy altas en caso de UE, con Brasil muy comprometido. Se produjo una expansión productiva y tecnológica en granos (soja), y se visiona un panorama auspicioso para Uruguay en Carne Vacuna.

En el escenario económico mundial las economías emergentes se desaceleran y las avanzadas repuntan e impulsan la economía mundial, en ese sentido los socios comerciales de Uruguay atraviesan una coyuntura menos favorable, con perspectivas a la baja en el mediano plazo. El dólar durante el 2015 continuó fortaleciéndose y se intensificó la caída de los precios en materias primas y alimentos, por lo que los precios de exportación de productos agropecuarios de Uruguay no estuvieron ajenos a la tendencia internacional. 

Para Uruguay la economía se expandió a menor ritmo, impulsada por la producción de celulosa, y las exportaciones se redujeron en valor por menores precios y volúmenes. 

Las exportaciones agrícolas se reducirían en valor al cierre de 2015, con descensos en todos los cultivos, por menores precios y volúmenes. Hubo un leve descenso del área sembrada por caída de precios internacionales de granos, a excepción de cebada y sorgo de grano seco. Se destacan los rendimientos históricos para arroz y maíz, y para la soja hubo un rendimiento promedio que superó 2.300 kg/ha por cuarto año consecutivo, lo que sugiere un salto estructural en la productividad del cultivo.

El Trigo y la cebada fueron afectados además por factores climáticos con menor calidad industrial de granos cosechados y dificultades para la comercialización. 

Para la ganadería de carne vacuna aumentó la producción y faena, producción en pie: 1,15 millones de cabezas, y la faena: 2,2 millones de cabezas, 8% más respecto al ciclo anterior. 

Para el corto plazo, los precios internacionales no repuntarían y la mejora de la productividad en relación a los competidores será un desafío para las cadenas agroindustriales. La apuesta a la calidad y diferenciación cobran mayor relevancia y la oportunidad se plantea ante el aumento de la demanda de alimentos por los cambios en las dietas y el crecimiento en la población. Aunque las proyecciones indican que la baja de los precios internacionales persistiría en los próximos dos años, se espera recuperación de la actividad económica y el comercio mundial en el mediano plazo, apuntalada por economías avanzadas.