Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Autoridades presentaron el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático para el agro

19/09/2019

Con importante asistencia de público, fue presentado el Plan Nacional de Adaptación a la Variabilidad y el Cambio Climático para el Sector Agropecuario (PNA-Agro), un instrumento estratégico para orientar las políticas públicas hacia la adaptación de los sistemas agropecuarios con una visión de largo plazo.

El PNA-Agro plantea una estrategia a 2050 y un plan de acción a 2025, con medidas de adaptación concretas sobre el desarrollo y la transferencia de tecnología, los sistemas de información, los seguros climáticos, la infraestructura productiva, la promoción de buenas prácticas, el fortalecimiento de las redes y organizaciones de productores y de las capacidades institucionales, entre otros temas. Su construcción fue liderada por la Unidad Agropecuaria de Sostenibilidad y Cambio Climático de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (OPYPA) del MGAP, en coordinación con el Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático y Variabilidad (SNRCC).

En la apertura de la actividad de presentación, el Ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca, Alberto Castelar, expresó que «este es el producto del trabajo articulado de varias instituciones, de capacidades técnicas de nuestros ministerios y de otros organismos, que se ha hecho articulando también con el sector privado» y que el PNA-Agro «es un compromiso que hacemos con el ambiente, con nuestra sociedad y con la comunidad internacional». Castelar señaló que la adaptación de los sistemas productivos a la variabilidad y el cambio climático es uno de los lineamientos estratégicos que fueron definidos por el MGAP en 2010 y que, desde entonces, se destinaron recursos para la aplicación de medidas concretas 2014, que entre 2005 y 2019 involucraron un total de 120 millones de dólares. Además, agregó, se implementaron «políticas públicas, como los planes de uso y manejo de suelos, el uso sostenible del campo natural, las políticas de promoción del riego, la gestión de riesgos, el desarrollo de sistemas de información».

Al hacer uso de la palabra, el Subsecretario de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jorge Rucks, comentó que contar con un plan como este, «generado a partir de las capacidades que el propio país tiene, de los niveles de conciencia que tiene nuestra gente, nuestros hombres, nuestras mujeres, nuestras capacidades académicas e institucionales y como ministerios responsables de desarrollar estos temas», nos muestra que «si bien tenemos grandes vulnerabilidades frente a la variabilidad y el cambio climático, también tenemos fortalezas que están fundamentalmente asentadas en nuestras capacidades humanas y técnicas». Por su parte, el Secretario Nacional de Ambiente, Agua y Cambio Climático, Carlos Colacce, compartió que «este documento deja por delante previsiones que implican comprometerse con su cumplimiento, con su implementación […]. Trabajar en estos planes de adaptación es prepararnos lo mejor posible» para el cambio climático. El Representante Residente del PNUD en Uruguay, Stefan Liller, mencionó que «este plan nacional de adaptación va a contribuir a un cambio profundo hacia un modelo más resiliente y más adaptado», mientras que Oficial a Cargo de la Representación de la FAO en Uruguay, Vicente Plata, se refirió a que el documento contiene «una serie de indicaciones sobre los temas en los que hay que avanzar, basadas en evidencia, para que el sector agropecuario uruguayo pueda adaptarse más fácilmente a la variabilidad y el cambio climático».

«Este documento es la consolidación de un trabajo de tres años […], que apunta a servir para identificar, ordenar y priorizar acciones, es decir, a ser una guía para la implementación y para ayudar a transformar el sector agropecuario uruguayo», destacó el Coordinador de la Unidad Agropecuaria de Sostenibilidad y Cambio Climático de OPYPA-MGAP. A su vez, la Coordinadora Nacional del proyecto de elaboración del PNA-Agro, Cecilia Jones, explicó que «se hizo un énfasis muy grande por que el documento no se hiciera entre cuatro paredes, sino que se trató de que hubiera un auténtico proceso de participación». En este sentido, durante 2017 se realizó un proceso de consulta mediante una serie de Diálogos de Adaptación que permitió relevar los principales impactos de la variabilidad y el cambio climático y las propuestas de estrategias de adaptación con foco en los distintos sistemas productivos, las mujeres rurales y la agricultura familiar. Además, se llevaron adelante taller en los que participaron cerca de 450 jóvenes en total en nueve departamentos del interior del país. En julio de 2019, los contenidos del Plan fueron compartidos, discutidos y validados en un encuentro con actores de la institucionalidad pública agropecuaria, los gobiernos subnacionales, la sociedad civil, las organizaciones de productores y la academia. A lo largo de todo el proceso de elaboración del PNA-Agro estuvieron involucradas más de 950 personas.

El evento de presentación del plan incluyó la realización de un panel de discusión sobre los desafíos para la adaptación en el sector agropecuario, en el que participaron Walter Oyhantçabal, Coordinador de la Unidad Agropecuaria de Sostenibilidad y Cambio Climático de OPYPA-MGAP; Ignacio Lorenzo, Presidente del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático y Variabilidad (SNRCC); Jorge Sawchik, Director del Programa Nacional de Investigación en Cultivos de Secano (INIA) y Mario Buzzalino, Presidente de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR). Los panelistas intercambiaron entre sí, y también con el público, sobre los principales retos en materia de adaptación a la variabilidad y cambio climático identificados desde sus distintas perspectivas y experiencias.

El PNA-Agro se elaboró con el apoyo del Programa Integración de la Agricultura en los Planes Nacionales de Adaptación (NAP-Ag), implementado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con la financiación del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear del Gobierno Alemán. El Comité de Seguimiento del proyecto en Uruguay está integrado por el MGAP, el PNUD, la FAO, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) de Presidencia de la República, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI).