Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

LogoDirección General de Servicios Agrícolas

Para director de la DGSA “debe existir” un posgrado en agroquímicos

22/11/2019

Federico Montes abrió en Paysandú el Primer Simposio de Buenas Prácticas en Aplicación de Fitosanitarios con un llamado a que la ciencia lidere el proceso de coexistencia de sistemas productivos

El director de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Montes dijo que “debe existir un posgrado en agroquímicos” porque en la actualidad “es necesario entender todo” lo que implica su utilización. Además, dijo que la ciencia debe liderar el proceso de coexistencia de sistemas productivos.

El jerarca del MGAP abrió este jueves 21 de noviembre el Primer Simposio de Buenas Práctica en Aplicación de Fitosanitarios, que se desarrolló en la Estación Experimental Dr. Mario A. Cassinoni (EEMAC) de la Facultad de Agronomía (Fagro) en Paysandú, organizado por la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias, Fagro y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) con el apoyo del MGAP y el auspicio de nueve empresas del sector.

Ante un auditorio de más de 140 empresarios, productores y estudiantes, Montes comenzó diciendo que de acuerdo a encuesta realizada a la ciudadanía, acerca de qué temas debían preocupar al MGAP, el más importante en 2013 era “el precio de la carne”. Cuatro años después, en 2017, una consulta similar determinó que la principal preocupación de los uruguayos era el medio ambiente.

El director de la DGSA lamentó “la pérdida de la capacidad de diálogo”, que en el tema ambiental se tradujo en un “yo hago lo que quiero”. Puso el ejemplo de la producción de miel, donde “el diálogo faltó y predominó el grito y la imposición entre las partes” y remarcó que “el Uruguay de la coexistencia” de los diferentes sistemas productivos debe basarse en el diálogo.

Luces y sombras del desarrollo

Montes reseñó el desarrollo del país en los últimos años, donde hubo un crecimiento sostenido de la agricultura y la forestación con inversiones y desarrollo económico de los pueblos y ciudades, “pero también hubo problemas”.

¿Hacia dónde vamos?, se preguntó el jerarca, y mencionó que es necesario más investigación, capacitación, difusión y adopción de nuevas tecnología “con la ciencia liderando el proceso de coexistencia”. Montes dijo que el camino que debe trabajar Uruguay es el de mejorar las tecnologías de aplicación y la calidad de los agroquímicos.

El director de la DGSA reveló que el número de empresas aplicadoras de fitosanitarios cayó 20% en los últimos años, atribuyendo ese dato a la desaparición de “empresas golondrina” y subrayó que “los profesionales tenemos mucho que ver en qué y cómo usar los productos. Ninguna aplicación debe estar lejos de nuestros ojos”.

Montes enfatizó al auditorio que hay que trabajar fuerte en dos aspectos clave: la deriva (cuando la gota no cae en el lugar previsto y eso tiene que ver con su tamaño) y en la curva de disipación (período de tiempo en que tarda en degradarse un agroquímico).

Uruguay tiene gran oportunidad

Hay que investigar más y que la ciencia lidere el camino. El 80% de las exportaciones de Uruguay son de base agropecuaria. Por lo tanto, hay que tener luces cortas y también mirar al mediano y largo plazo. Así comenzó el director de la DGSA el último tramo de su alocución.

Contó que en su reciente viaje a China, el tema seguridad alimentaria e inocuidad de los alimentos, son relevantes para este país. “El mundo nos exigirá eso porque somos exportadores de alimentos”, acotó.

Montes aseguró que en ese desafío de la calidad e inocuidad de los alimentos se inscribe el monitoreo satelital de las aplicaciones de agroquímicos que se puso en marcha en 2018 mediante un Plan Piloto de carácter voluntario con la Asociación Rural de Soriano (ARS).

Precisamente, un día antes en la sede de la ARS en Mercedes, se resolvió ampliar el monitoreo de aplicaciones de 100.000 hectáreas a 400.000 hectáreas de cultivos en 2020.

“Uruguay tiene el deber de transformar la exigencia y el desafío de respetar la salud y el ambiente en una gran oportunidad: producir alimentos diferenciado. Es la forma de situarnos en el mundo con calidad e inocuidad”.