Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

LogoDirección General de Servicios Agrícolas

DGSA invirtió en equipos para reforzar la exportación de alimentos

25/06/2019

La División Análisis y Diagnóstico de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) apuesta fuerte a la inocuidad y calidad de la producción agropecuaria.

La directora de División Análisis y Diagnóstico (DAD) de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Laura Lombardo, reveló que una técnica multiresiduos en arroz, citrus y tomate, conteniendo alrededor de 150 plaguicidas, será acreditada este año ante el Organismo Uruguayo de Acreditación (OUA), máxima autoridad en la materia.

La jefa de los laboratorios dijo que el objetivo es “tener un laboratorio de referencia nacional como autoridad en sanidad vegetal” y adelantó que para ello “será necesaria una estrategia de acreditar las técnicas exigidas por los mercados internacionales”.

En este camino se han obtenido logros. El laboratorio biológico, que hace todo el ingreso de papa importada al país, bajó de 21 a 13 días el tiempo de respuesta “que necesita el productor papero para plantar y minimizar los gastos de mantener el stock”, informó Lombardo.

Al mismo tiempo, se cumple el objetivo de certificación de vegetales de exportación, como la soja, como un paso previo a la colocación en los mercados externos porque Uruguay apuesta a la calidad e inocuidad de los alimentos que produce. Así se han firmado convenios con China en fruta cítrica, arándanos, soja, cebada, arroz y maíz.

La acreditación como una prioridad

La clave de la DAD es la acreditación de sus laboratorios y procedimientos, a través del OUA. En 2017, la OUA reconoció a la DAD por cumplir con la Norma UNIT-ISO/IEC 17025/2017, al demostrar la competencia técnica de los laboratorios de ensayos.

Alrededor de 10.000 muestras pasan cada año por los distintos laboratorios de la DGSA, que trabajan “con base en un equipo de profesionales capacitados y competentes, manteniendo un sistema de gestión que asegure la trazabilidad de las muestras que analizan y la calidad de los resultados”, dijo la directora.

La DAD se ha convertido en un respaldo técnico para la toma de decisiones de las autoridades responsables de gestionar la sanidad vegetal, la inocuidad y calidad de los insumos agropecuarios -alimento animal, fertilizantes, herbicidas e inoculantes, agentes de control biológico-, así como la vigilancia y mantenimiento del estado fitosanitario del país y detectar residuos de plaguicidas.

Logros de los laboratorios

El laboratorio biológico incorporó la detección de la mayoría de las plagas mediante biología molecular, de forma estandarizada. “El país precisa una acción rápida, eficiente y eficaz” en la materia, dijo Lombardo. Por ejemplo, para detectar el HLB, una enfermedad que ataca a los cítricos, el hongo conocido como Mancha negra y el trogoderma en arroz.

Este laboratorio abarca micología (hongos); nematología (invertebrados, plagas); bacteriología; virología; y entomología (insectos).

Dos laboratorios químicos se reparten el análisis de las formulaciones de plaguicidas y de residuos de plaguicidas, que incluye inspecciones y denuncias. La acreditación de estos laboratorios permite “demostrar nuestra competencia y negociar en el área comercial”, recordó la directora de la DAD.

Por otra parte, el laboratorio de alimentos para rumiantes aborda el análisis y control de las materias primas y productos de las cadenas de la carne mediante el uso de microscopía. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) exige los positivos encontrados por este laboratorio de proteínas prohibidas en alimento animal, que produciría la Encefalopatía Espongiforme Bobina (EEB o mal de la vaca loca), como harina de carne trozos de hueso).

“Es el único laboratorio en el país que realiza este análisis. En lo que va del año suman unos 300 análisis realizados por duplicado, como exige la normativa”, explicó la directora de la DAD.

Por último, el laboratorio de cereales y oleaginosas, que funciona desde 2015 en Dolores, Soriano, analiza muestras de soja, trigo, sorgo y colza, entre otros cultivos. “Pretendemos convertirlo en un laboratorio arbitral de apoyo a los productores, es decir, que guarde una muestra espejo de exportación para un posible litigio o negociación. Por ahora estamos recolectando datos”, explicó Lombardo, quien recordó que en Chile ya funciona a través de la ley de la tercera muestra.