Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Se creó la Red de Buenas Prácticas para impulsar la sustentabilidad en Uruguay

10/10/2018

 Más de diez organizaciones públicas y privadas se unieron para conformar  la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias (Red BPA) en Uruguay. Se trata de una organización interinstitucional que tiene el objetivo de unir esfuerzos y acciones públicas y privadas en pos de una producción agropecuaria sustentable.

Jaqueline Becerra, coordinadora de la Red de BPA en Uruguay detalló cómo se creó la red en Uruguay e invitó a más organizaciones a sumarse para trabajar en pos de una agricultura sustentable. “La red cuenta con más de diez socios. Entre ellos se encuentran la Asociación de Cutivadores de Arroz, la Asociación de Exportadores de Miel, la Asociación Rural de Soriano, la Asociación Uruguaya Pro Siembra Directa, la Cámara de Comercio de Productos Agroquímicos del Uruguay (Camagro), la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarias, la Cámara Uruguaya de Semillas, CREA, el Instituto Nacional de Semillas, Mburucuyá y la Sociedad Apícola Uruguaya. Esperamos que en el corto plazo ese número se incremente para trabajar juntos por una mejor agricultura”.

El evento de lanzamiento, realizado en Mercedes,  contó con la participación del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca,  Enzo Benech, quien destacó la iniciativa y señaló que las buenas prácticas van de la mano con un concepto más general, que tiene que ver con la “conciencia agropecuaria”.

“Tenemos que trabajar mucho más en educación y en producción sostenible, sobre todo con los más chicos. Necesitamos producir cada vez más y no es posible hacerlo sin agroquímicos pero debemos hacerlo bien. La mayor parte de los problemas que tenemos son por el mal uso y eso hay que corregirlo. No conozco a ningún productor que quiera estropear el ambiente donde vive y trabaja. Hay que mostrarle a la gente que no conoce la actividad productiva agropecuaria que esto es así. Este tema es importante porque de él depende el futuro de nuestra sociedad. Este ministerio y este equipo están dispuestos a trabajar”, apuntó.

El ministro señaló que se vienen desarrollando acciones en relación al tema desde hace varios años y que durante el último Consejo Agropecuario Nacional, realizado en la Expo Prado 2018, intendentes y actores académicos, entre ellos la Universidad de la República y la Universidad del Trabajo, se comprometieron a avanzar mediante la articulación con instituciones y actores a nivel local. “Estamos convencidos de que para que estos temas prosperen hay que llevarlos al territorio y conocer lo que pasa ahí”, afirmó Benech.

Por su parte, el director de Servicios Agrícolas del MGAP, Federico Montes, expresó que la Red de BPA “es un proceso de maduración” en un sector donde se necesita unificar criterios. “El día llegó. Uruguay es un país con 17,6 millones de hectáreas donde 16,4 millones están dedicados al sector agropecuario. Somos un puzzle donde convive todo eso con la escuelita rural o el centro suburbano. El país es complejo, a veces se polarizan los mensajes y nos cuesta escucharnos. Nuestra palabra desde el MGAP es integrar, que tengamos un punto de encuentro donde establezcamos las definiciones como país, un mensaje común hacia el sector y hacia la sociedad”, subrayó.

Montes agregó que “el camino de las buenas prácticas es el que nos asegurará la coexistencia de modelos productivos y convivencia social. Por otro lado, tenemos que integrar a las intendencias y construir una guía común, porque cada departamento tiene o quiere hacer una normativa distinta. Nosotros vamos desde nuestro lugar a brindar insumos sobre lo que nos parece que esta red debería difundir y aportar”.

En tanto, el presidente de la Asociación Rural de Soriano, Jorge Rodríguez, contó que la Red BPA comenzó a gestarse durante la última Expoactiva Nacional, desarrollada en el mes de marzo, donde se alentó el manejo responsable en ensayos y cultivos.

“Varias instituciones que tratamos de aplicar esa sinergia de hacer las cosas bien y entender lo que hacemos, pensamos en la cantidad de cosas que se realizaban de forma independiente y que no lográbamos difundir e incluso dar a conocer entre los propios productores. Para los que verdaderamente entendemos la actividad se trata de cosas sencillas pero que generan un gran impacto y eso lo vimos durante la muestra, lo que nos generó un compromiso”, señaló.

El empresario explicó que si bien se trata de “juntar” lo que ya se hace, también busca “sumar a aquellas organizaciones que piensan diferente y están haciendo cosas distintas. Es un desafío de toda la sociedad que nos reclama que empecemos a trabajar. No tenemos la certeza de que lo que hacemos sea perfecto, pero es perfectible si lo hacemos entre todos y sumamos  para sacar adelante nuestra actividad”.

Por su parte, la presidenta honoraria de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), María Beatriz Giraudo, señaló que quienes se dedican a la agroindustria y a los agroalimentos en la actualidad saben que “existe una demanda global en crecimiento, pero no solo en cantidad sino también en calidad y al mismo tiempo hay una superficie limitada para dar respuesta”.

Aapresid es una red de productores agropecuarios que adoptaron e impulsan un nuevo paradigma agrícola basado en la siembra directa a partir de la conservación del suelo, su principal recurso.

“Estamos tremendamente presionados para que la huella ambiental que provocamos por la producción que hacemos sea mínima. Además, desperdiciamos el 30% de los alimentos que producimos. Curiosamente, el desperdicio es provocado por el segmento de mayor poder adquisitivo mundial, que es a su vez el más exigente con la disminución de los daños. Tenemos mucho sobre nuestras espaldas y la herramienta para hacerlo es definitivamente el conocimiento, construcción que hacemos entre todos juntos”, apuntó.

En tanto José Inciarte, presidente de Camagro, puntualizó que las buenas prácticas son la herramienta fundamental para promover la agricultura sustentable. “Los productos fitosanitarios tienen un objetivo muy noble que es el de la promoción de la producción de alimentos en mayor escala, evitando que plagas, malezas y enfermedades afecten los rendimientos de los cultivos. Su rol es levantar los rendimientos pero los productos deben ser usados de acuerdo a las normas, exigencias y reglamentaciones locales. La conformación de esta red nos permite potenciar los objetivos y coordinar las acciones individuales para llegar a más productores y rincones del país”, concluyó.