Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Electrificación rural y apoyo a la producción: las políticas públicas en la Colonia Aníbal Sampayo

30/07/2019

En el marco de actividades del ciclo “Gobierno de Cercanía”, organizado por Presidencia de la República, el lunes 22 de julio, autoridades ministeriales y de instituciones públicas visitaron los departamentos de Soriano, Río Negro y Paysandú con el fin de presentar avances y resultados de las políticas desarrolladas en este período quinquenal. 

Una de las delegaciones del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, representada por el Director General, Horacio Servetti, el Director de Desarrollo Rural, José Olascuaga, el Director de Descentralización, Ricardo Teixeira, y la Presidente del Instituto Nacional de Colonización, Jacqueline Gómez, visitó la Colonia Aníbal Sampayo en el departamento de Paysandú.

La “Colonia Aníbal Sampayo”, del Instituto Nacional de Colonización, está ubicada en el km 78 de la ruta 26. Tiene una superficie de 1.955 hectáreas, donde actualmente trabajan cinco grupos integrados por 19 familias de la zona: Grupo Baical; Grupo Ruta 26 Asociación Agraria de Responsabilidad Limitada; Sociedad de Fomento Rural Queguay-Araujo; Grupo Paso de los Carros Sociedad Agraria Limitada y Grupo Rincón del Burro.

Vivir bien

Karina Blanc (Chabela) integra el grupo de productores familiares Paso de los Carros, que tienen la fracción Nº 4 de la Colonia Aníbal Sampayo, de 485 ha. El grupo está integrado por siete familias. Realiza ganadería vacuna y ovina, con rotación agrícola (COPAGRAN), y manejo de pasturas. Como integrante del grupo, Chabela participa en la Mesa de Desarrollo Rural desde el año 2008. Cuenta que en más de una oportunidad funcionaron como organización sede para la distribución de la ración durante época de sequía. Además siempre trabajaron con la inquietud de instalar una Escuela Agraria en la zona: “Se llevó el planteo a la Mesa y la Mesa apoyó. Se le hizo seguimiento durante muchos años, se mandaron muchas cartas, se tocaron muchos timbres... Juntos, la sociedad civil y varias instituciones logramos aunar esfuerzos e inaugurar la Escuela Agraria en la zona”, cuenta Chabela.

El tema de la electrificación también implicó esfuerzo y trabajo: “Hay que cumplir los pasos burocráticos, de los que tanto nos quejamos, pero que son los que garantizan que en realidad las cosas se hagan lo mejor posible, así que tuvimos algunos tropiezos, sobre todo en una zona donde hay palmeras, que son protegidas... pero se logró una solución y tenemos la luz eléctrica ya desde el año pasado en la Colonia. Y eso ha sido un cambio sustancial para nuestra vida”, dice la productora.

Chabela sostiene que uno de los objetivos del grupo es “lograr calidad de vida, lograr vivir bien, educar bien los hijos, darles ropa, una casa digna. Y la luz eléctrica hace a esa mejora de la calidad de vida”. Si bien muchos de los productores no viven de continuo en la Colonia, sí pasan mucho tiempo allí, a veces hasta tres meses, “y teniendo luz eléctrica se soluciona el tema de la comida, la carne, la verdura, agua fría en el verano... mil cosas”, dice la mujer.

El grupo Paso de los Carros lo integran siete familias. Incluso los hijos van creciendo y formando sus familias. “Todos trabajamos; somos asalariados, de distinta forma (...) por ejemplo, un compañero toda la vida fue esquilador. Hijo de una cocinera de estancia, ahora tiene una máquina de esquila y se dedica a eso. (...) Después, tenemos empleados, encargado de estancia... otro tiene un emprendimiento familiar... En el caso de mi familia, nosotros siempre fuimos asalariados, yo fui 18 años cocinera de estancia y tenemos un campito de 8 hectáreas (...) Siempre trabajamos. Después yo dejé la cocina (...) me instalé con los chanchos y gallinas; mi marido seguía trabajando afuera y ahora somos asalariados en el grupo. (...) Yo cobro porque llevo la administración del grupo y mi esposo es el encargado de la parte del trabajo en el campo”. “Esto está muy bueno porque en realidad te da otra forma de hacer talón”, dice Chabela.

El grupo Paso de los Carros ha tenido diversos apoyos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural. Por poner algunos ejemplos, a través del llamado “Somos Producción Familiar Integral y Sustentable” pudieron hacer tanque australiano, molinos, bebederos y distribución de agua. Con el “Más Valor Ovino” hicieron corrales y se compró un cepo; “hace poco se hizo la ecografía de las ovejas y a la veterinaria le llamaba la atención lo cómodo que quedaba para hacer las ecografías... Hicimos 300 ovejas en un día y nos dio tiempo para revisar los toros”, cuenta Chabela. El cepo es muy útil, también se utiliza para la despezuñada y para descolar. Tiene ruedas y se traslada. Además se compró una esquiladora eléctrica. Con otros proyectos se plantaron árboles para sombra y abrigo: “Vamos trabajando lindo, conformes. Nos parece que está espectacular. Somos reclamadores, gente que tenemos una queja que plantear y la planteamos, pero nos parece que es de orden, cuando vienen a visitarnos de lejos, de las instituciones que nos han aprobado proyectos, mostrar lo que se ha hecho”, sostiene.

La Electrificación rural como política pública en la Colonia Aníbal Sampayo fue inaugurada el 9 de octubre de 2018 en el marco de la celebración de los 70 años del Instituto Nacional de Colonización. La obra se realizó bajo acuerdo de trabajo de la Comisión interinstitucional de electrificación rural conformada por OPP, MGAP, INC, MIDES, MEVIR, UTE, ANTEL, entre otras instituciones del gobierno nacional. La iniciativa requirió la instalación de 7.100 metros de línea troncal de media tensión con 4.640 metros de líneas de derivaciones de media tensión y la instalación de 5 subestaciones monofásicas. La inversión implicó U$S 127.786 (según cotización de esa moneda en 2017 cuando se concretó el proyecto), de los cuales el INC aportó el 60% y OPP el 40%.

Crece desde el pie...

Daniel Sosa pertenece al Grupo Ruta 26. El Grupo Ruta 26 Asociación Agraria de Responsabilidad Limitada ocupa 535 ha y está conformado por seis familias de asalariados rurales. Son 22 integrantes que realizan principalmente ganadería vacuna y manejan rotación de pasturas, con muy buen manejo de la Festuca: “Somos seis familias. Todos asalariados, nos conocíamos del trabajo ya que todos trabajábamos el mismo rubro. Siempre conversando de querer agrandar el rodeo, que era medio imposible, hasta que nos enteramos de que Colonización había agarrado la Estancia El Ombú, en la 26. Fuimos a hablar y nos ofertaron pastoreo. Entramos como pastoreantes, cada uno con poquitos animales, y ahí nos enteramos que se iban a hacer llamados grupales. Nos empezamos a reunir más seguido para elaborar un proyecto ganadero. Conseguimos un ingeniero y el aporte de un veterinario. Ahí logramos hacer un buen proyecto, lo presentamos, y en el 2013 nos adjudicaron la fracción”, cuenta Daniel.

“Agarramos 537 hectáreas peladas. Tuvimos que hacer corrales, un galponcito para poder quedarnos y después los alambrados perimetrales que fue con lo que pudimos ir aportando la mitad de la renta el primer semestre. Nosotros poníamos la mano de obra y conseguíamos los materiales e hicimos más de tres mil metros de alambrado. Veníamos sábados y domingos, que era cuando teníamos libre en el trabajo, con toda la familia. Llegamos a hacer hasta 27, 28 personas a veces, todos trabajando. Fue una experiencia muy linda”, recuerda.

“Veíamos que no teníamos cómo mejorar el área agrícola, que nos había tocado, que estaba muy enmalezada... entonces, propusimos en Colonización y nos dijeron que presentáramos un proyecto. Conseguimos con COPAGRAN que nos hicieran un buen proyecto para uso del suelo y así fue como pudimos ir recuperando parte de esas fracciones. (...) De casi 100 hectáreas, ellos nos entregan 30 en un año donde le hacen cuatro cultivos: trigo, soja e invierno de vuelta. En un cultivo de invierno nos dejan 30 hectáreas con pradera y nosotros les entregamos 30 nuevas. Y ya terminamos el ciclo con una pradera que se las volvimos a entregar”.

“Como ya teníamos experiencia en Festuca, por nuestros trabajos, y como está probado que la Festuca mejora mucho el suelo, trabajamos con ella... Hay que mimarla un poco, pero nos ha dado buenos resultados”, dice Daniel.

“Cuando nosotros entramos hicimos una Asociación Agraria de Responsabilidad Limitada. Ahí fuimos poniendo de a seis terneras cada uno. Así hicimos los primeros tres años. Logramos hacer un rodeo de 70 vacas más o menos, y después ya teníamos las hijas. Con el DICOSE único de la Asociación fuimos quedando de rodeo común. A su vez hay algún ganado pastoreante de algunos de los socios que se han quedado sin trabajo y les aguantamos el ganado. Al entrar ahí, al ganado se le hace el mismo manejo que tiene todo el rodeo”, cuenta el asalariado.

La casa

Una vez que se había mejorado el campo para trabajar, con los corrales, los alambrados perimetrales y los eléctricos, se enfocaron en hacer una vivienda para que los asalariados pudieran quedarse en la Colonia: “como todos somos asalariados, venimos un día de la semana un integrante de las seis familias. Cuando tenemos que hacer un trabajo grande, venimos más tiempo”, dice Daniel. Se resolvió un salón de 6 x 4, con una estufa en la esquina y un baño.

“A pesar de que trabajamos el doble, esto da sus frutos. Aparte de nuestro salario, sabemos que llegamos a fin de año y siempre algo nos queda. Plata no nos queda mucho, pero el capital se ha agrandado. (...) Incluso, a los gurises se nos hacía complicado mandarlos a estudiar con el salario y el tope de animales que teníamos... En mi caso yo tengo dos varones. Uno hizo hasta 6to de liceo y se puso a trabajar. El otro, este año arrancó Facultad. Va a ser Veterinaria y vamos a ver, le estamos dando para adelante”, dice con orgullo.

De la visita de las autoridades, expresó: “Fue como un orgullo que nos hayan seleccionado para visitarnos”.

Grupo Baical

Irimey Wagner pertenece al Grupo Baical de la Colonia Aníbal Sampayo. El Grupo Baical ocupa 412 ha y está integrado por cinco familias, compuestas por 22 integrantes de ascendencia rusa. Realizan agricultura y se están iniciando en ganadería; también plantan sandía, zapallo y melón: “Somos productores rurales, la mayoría agricultores. Entramos a ese campo en el 2013. La mayoría lo trabajamos con agricultura e hicimos ganadería en medianería con los otros grupos. Ahora tenemos unos ganados propios y estamos haciendo huerta”, cuenta Irimey.

Lo producido en la huerta lo venden. Tienen hasta tres o cuatro hectáreas plantadas de sandía por año. “Estamos contentos”, afirma.

En el grupo son todos de descendencia rusa. El nombre, Baical, es el nombre de un lago de Rusia, el lago más grande del mundo.

“Nosotros, la mayoría, trabajábamos de manera individual, pero el año pasado, empezamos a trabajar entre tres socios, en grupo. Preguntamos mucho al grupo de Paso de los Carros, estamos aprendiendo mucho con ellos...”, cuenta el joven ruso. El ganado lo tienen juntos, al igual que la maquinaria.

Irimey cuenta que ahora están haciendo frutales, todas las variedades de cítricos. Este mes piensan seguir plantando.

Datos de la Dirección General de Desarrollo Rural

En el departamento de Paysandú hay 739 unidades productivas familiares, esto representa a 1493 productores familiares y 2177 integrantes del núcleo familiar vinculados a las unidades productivas. El apoyo económico para proyectos de productores rurales familiares y medianos en el departamento de Paysandú, fue de más de 633 mil 500 dólares (en apoyo a productores y asistencia técnica). El apoyo económico para el fortalecimiento de organizaciones de productores familiares, medianos y pescadores artesanales, fue de poco más de 146 mil dólares. El apoyo económico para proyectos de mujeres y jóvenes fue de alrededor de 15 mil dólares. En Microcrédito Rural, el apoyo fue de 230 mil dólares, por un total de 340 créditos otorgados, involucrando a un total de 193 beneficiarios (Datos a diciembre de 2018).