Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

En el Encuentro Nacional de Juventudes Rurales, los jóvenes demostraron que su tiempo es ahora

29/08/2018

Más de 200 jóvenes participaron el lunes 27 de agosto en el Encuentro Nacional de Juventudes Rurales en Atlántida, en el Día de la Juventud Rural. La actividad fue organizada por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a través de la Dirección General de Desarrollo Rural (MGAP/DGDR), el Ministerio de Desarrollo Social a través del Instituto Nacional de la Juventud (MIDES/INJU), el Instituto Nacional de Colonización (INC) y la Comisión de Juventud Rural de la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar (CJR/REAF).

La jornada se dividió en varias partes: primero hubo una mesa de apertura, en la que participaron las autoridades de las instituciones organizadoras. Después hubo trabajo en talleres (los jóvenes se distribuyeron de acuerdo a sus intereses en nueve talleres de trabajo). Luego se realizó una actividad plenaria y hubo espacios de recreación a cargo del equipo de animación de la Comuna Canaria. La actividad finalizó con música, con la actuación de “Los gauchos de la cumbia”. A las 17 horas, cansados, pero contentos, los más de 200 jóvenes regresaron a sus hogares, en los ómnibus dispuestos por la organización, sintiendo que la jornada había valido la pena.

 

“Muy contento con la experiencia”

Leonardo Mancuello, de Andreoni, estudia en la Escuela Agraria de Florida. Participó del encuentro por formar parte de un proyecto de “Somos de Acá”: “Vengo con la expectativa de intercambiar con compañeros que no conozco, llevarme nuevas ideas y llenarme de conocimientos”, dijo.

Leonardo participó en el taller de trabajo: “estuvo muy bueno, se habló todo vinculado a la juventud, los problemas que hay y las propuestas que podemos plantear para solucionar esos problemas”, expresó.

El proyecto del Somos de Acá se presentó como proyecto de tesis de la Escuela Agraria y consta de diversas propuestas vinculadas a los conejos y la producción ovina. Con el dinero se consiguieron raciones, animales, caravanas y marcas, entre otras cosas. “Estamos contentos, es una experiencia nueva que podemos llevar a cabo más adelante, cuando seamos egresados, para seguir en el futuro”.

 

“Está bueno que nos escuchen”

Daniela Pereira, de Colonia Gestido, Salto, se dedica a la horticultura, con invernadero y túnel, y algo de ganadería. Participó del encuentro en representación de la Sociedad de Fomento Rural de Colonia Gestido y la Mesa de Desarrollo Rural. “Es la primera vez que participo; estuvo muy interesante, cuando me plantearon venir no lo dudé; está muy bueno que nos den oportunidades, que nos escuchen”. “Somos aspirantes a colonos; varios jóvenes de la colonia lo son y nos parece muy bueno que nos reciban y que nosotros planteemos lo que pensamos sobre cómo solucionar los problemas que se nos presentan a la hora de producir”, dijo.  Daniela participó del taller de empleo: “me pareció muy interesante y muy llevadero; interactuamos todos de manera excelente, bien a nuestra manera. Estuvo muy lindo y encontramos soluciones a todos los obstáculos que se nos presentan”.

Daniela nació, creció y vive en la Colonia Gestido, donde también se criaron sus padres y sus abuelos: “soy la tercera generación en la Colonia; soy aspirante a colona porque tengo una pareja que también es nieto e hijo de colonos y queremos seguir porque nos gusta a los dos, queremos formar nuestra familia ahí y no emigrar a la ciudad”, dice con convicción.

 

“Estuvimos debatiendo mucho”

Rocío Olivera es de Tacuarembó. Vive en Peralta pero pasa toda la semana en el Hogar Estudiantil de Paso de los Toros. Participó del encuentro por el INJU, donde participa con un proyecto de iniciativas juveniles vinculado a la fotografía. “Nuestro proyecto se llama Fotografiarte y, a través de la fotografía, vamos a presentar como tema el Género”, cuenta.

“El encuentro ha estado muy interesante desde el inicio… no sólo por el encuentro con otros jóvenes, que viven la misma situación… es bueno sacar tus ideas y compartirlas con otros; y está bueno debatir, porque no todos pensamos igual”, dice.

Rocío participó del taller de salud y pudo aprender diferentes conceptos: “vimos que la salud no es sólo física, sino también mental… estuvimos debatiendo mucho y estuvo re interesante”.

 

“Gracias a esto podemos demostrar nuestra forma de pensar”

Samuel Ferraz es de Achar, del departamento de Tacuarembó y al igual que Rocío, se queda toda la semana en Paso de los Toros en el Hogar Estudiantil. Estudia en el liceo. Le gustó mucho participar del encuentro: “la verdad que fue muy provechoso, muy agradable, con mucho compañerismo… gracias a esto nosotros podemos demostrar nuestra forma de pensar, nuestra forma de ser y lo que podemos hacer, lo que somos capaces de hacer”.

Samuel participó en el taller de Género: “me pareció un espacio muy importante porque vemos que existe desigualdad y queremos un Uruguay mejor, donde exista la igualdad de género, donde todos puedan tener las mismas posibilidades”.

Siente que es muy importante que se les dé espacio y voz a los jóvenes: “Es importante porque muchas veces nos dejan de lado y nosotros, los jóvenes, podemos aportar mucho”.

 

“Espero cambios y que haya más jóvenes involucrados en la campaña”

Yeny García es de la Colonia Artigas, del departamento de Artigas. “Tenemos un campo del Instituto Nacional de Colonización, hace un año que estamos”, cuenta. Antes, vivía en las tierras que le habían adjudicado a su suegro, hasta que con el tiempo le adjudicaron a ella y su esposo. Tienen dos hijos. Se dedican a la ganadería: tienen producción ovina.

Participó del encuentro porque le pareció una buena oportunidad para expresar lo que pensaba. Formó parte del taller de acceso a tierra: “estuvo muy bueno; planteamos problemas y luego soluciones; hubo una muy buena participación e ideas”.

Yeny entiende que acceder a tierras es complicado para los jóvenes: “no les dan la confianza, siempre tienen que tener un referente, alguien de atrás que sirva como garantía. Lo mismo para sacar un préstamo… El acceso a tierra es complicado, se toma más en cuenta que tengan familia, hijos… para los jóvenes solos no hay facilidades, no se les da prioridad”.

“Espero cambios y que haya más jóvenes involucrados en la campaña, que puedan acceder a tierras y que el campo vaya evolucionando, que no se quede, porque toda la materia prima es del campo y nosotros somos el futuro. Cuando les den posibilidad a los jóvenes, va a haber cambios… tenemos ideas nuevas y buenas y hay que esperar que nos den la posibilidad”, concluye.

 

“Queremos demostrar que podemos hacer las cosas bien”

Fabián Fernández vive en Villa Serrana, en el departamento de Lavalleja y concurre a la Escuela Agraria de Florida, donde hace un curso de Educación Media Tecnológica. Pasa toda la semana en la escuela y los fines de semana vuelve a su casa en Villa Serrana, donde vive con sus padres. Su padre es asalariado rural, trabaja en una estancia como peón y Fabián lo ayuda en las tareas de casero: “Vine en representación del INJU porque me interesa mejorar la calidad de vida de los jóvenes; que a los jóvenes nos vean por lo bueno… queremos demostrar que podemos hacer las cosas bien; podemos estudiar y trabajar y hacer cosas coherentes”.

“Me gusta el campo por la tranquilidad, porque estás aislado de la contaminación sonora”, dice.

“Del encuentro me gustó encontrarme con otras personas, conocer otras ideas, saber de otras costumbres… qué hacen otros jóvenes, cómo conviven, su forma de pensar. Está bueno intercambiar ideas”.

Fabián participó del taller de empleo: “el empleo es todo para la persona, es lo que te da posibilidad de independizarte… yo aprendí en la UTU que ser dependiente no te hace libre…”.

Siente que es importante que se le dé espacio: “A los jóvenes hay que escucharlos, tienen buenas cosas para aportar, ideas para mejorar la calidad de vida y para mejorar el país… con un granito de arena, sumamos”, concluye.

 

Una plenaria que dio que hablar… con compromiso y creatividad

La plenaria fue muy divertida… cada grupo de trabajo expuso sus ideas de manera creativa: la mayoría eligió la representación escénica, pero también hubo algún grupo que expresó sus ideas a través de un papelógrafo, o empleando un mandala o atrapasueños. Entre lo que se expresó, no faltaron ideas como “tener un lugar donde vivir, para seguir estando en el medio rural”. O que “el campo empieza en cada uno de nosotros y nuestro tiempo de igualdad es ahora”; “tenemos ganas de quedarnos en el campo y trabajar”; “construir vínculos”; “fomentar el autoconocimiento” y “tejer sueños en comunidad”.