Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Integrantes de los proyectos PPIR de Canelones evalúan la herramienta

25/04/2019

Con la participación de unas cien personas, se realiza, en el Centro Agustín Ferreiro, un encuentro de proyectos financiados por el Proyecto Piloto de Inclusión Rural (PPIR) en el marco de la Mesa de Desarrollo Rural de Santoral y Noreste de Canelones.

El objetivo es contribuir al desarrollo rural en área de influencia de la Mesa de Desarrollo Rural, a partir del análisis de las experiencias inclusión rural entre 2016 y 2018, promoviendo la sostenibilidad de las capacidades generadas en el territorio.

Previo al encuentro se visitaron todas las propuestas PPIR, con el objetivo de comprometer su participación, e invitándolas a preparar un póster sobre el proyecto y una ficha de evaluación.

De la jornada surgirá un documento que sistematice la experiencia PPIR en al área de influencia de la Mesa de Desarrollo Rural y aporte a nuevas intervenciones, y una guía de lecciones aprendidas, recomendaciones y buenas prácticas.

El Proyecto Piloto de Inclusión Rural es ejecutado con el apoyo de un préstamo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Actualmente, una misión de este organismo se encuentra en Uruguay realizando el seguimiento de los proyectos.

El PPIR apoya la estrategia del gobierno para erradicar la pobreza del medio rural en un área geográfica representativa y al mismo tiempo sentar las bases para un programa nacional. El director de Desarrollo Rural, José Olascuaga, señaló que “es un proyecto importante”, que permite “probar, ensayar algunas cosas importantes” vinculadas al desarrollo rural, refiriéndose a un concepto amplio de desarrollo, que no sólo involucra el desarrollo económico, sino que también tiene un componente social. En definitiva, expresó que la intención que se busca es que “nadie se quede atrás” y “que todos puedan tener oportunidades de tener una vida digna”. Olascuaga también se refirió a la necesidad de desarrollar herramientas adecuadas para llegar a los más desprotegidos: los asalariados rurales, los productores familiares y las comunidades rurales. Mencionó que hasta este proyecto no se habían logrado demasiados métodos que apuntaran a esta población, y que es importante desarrollar un abordaje integral, para focalizarse en ese sector de la población al que hasta ahora se había tenido dificultades para llegar. También destacó el importante papel que cumplió la MDR al seguir la trayectoria de los proyectos, controlarlos y ayudar a que se desarrollaran de la mejor manera. Destacó como fundamental “la participación de la gente en la ejecución de los proyectos” y mencionó que para la DGDR también es importante escuchar lo que los protagonistas de estos proyectos piensan y sus sugerencias para mejorar.

Las opiniones que se recaben en esta jornada servirán a la DGDR para ajustar esta propuesta e instalarla como un mecanismo permanente de trabajo y generar nuevas herramientas.

Por su parte, el representante de FIDA para Argentina, Paraguay y Uruguay, Marco Camagni, mencionó que la misión para la supervisión del proyecto se realiza dos veces al año y que en esta oportunidad se va a visitar una muestra de los proyectos, porque “atrás del documento y de los números que leemos, queremos poner la cara de las personas”. Agradeció a los presentes “la honestidad de decir las cosas como son”. “Aquí estamos para mejorar y aprender”, dijo. Mencionó que con el PPIR se pretende “crear impacto en el territorio” y ser un “laboratorio que pueda ser la fuente de conocimiento para elaborar políticas a largo plazo”.

 

PPIR en MDR Santoral y Noreste de Canelones

En la apertura de la actividad también se hizo referencia a la ejecución del proyecto en Canelones, destacando los equipos de trabajo, las estrategias y metodologías implementadas y las acciones realizadas. Se mencionó que el trabajo se basó en dos líneas fundamentales: en primer lugar, el fortalecimiento de las organizaciones y de la Mesa de Desarrollo Rural (se mencionó que se integraron nuevas organizaciones a la MDR a raíz de este proyecto); y en segundo lugar, la complementariedad de la institucionalidad pública, para lo que desde el comienzo la DGDR trabajó en conjunto con el Instituto Nacional de Colonización, la Agencia de Desarrollo Rural de la Intendencia de Canelones, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y el Ministerio de Desarrollo Social.

En cuanto al trabajo en Canelones, se recordó que en octubre de 2015 se presentó el proyecto a la MDR, se trabajó en la difusión y se realizaron 12 talleres en el área de influencia de las organizaciones, con la participación de las de 200 personas. De esta manera se relevaron y fueron construyendo las demandas colectivas que luego se fueron atendiendo con los diferentes proyectos.

A nivel nacional, de 2016 a 2018 se ejecutaron 118 proyectos (73 productivos y 45 sociales), que involucraron a 1.545 familias, con un financiamiento de más de un millón 300 mil dólares.

En Canelones se ejecutaron 37 proyectos (19 productivos, 18 sociales), que involucraron 1.739 beneficiarios (906 mujeres, 833 hombres), de los cuales 727 son adultos, 709 son jóvenes y 303 adultos mayores. El financiamiento fue de más de 450 mil dólares.