Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

DGDR realiza consulta pública de impacto ambiental y social de su Programa de Desarrollo Productivo Rural

07/08/2018

El viernes 3 de agosto se realizó una reunión con representantes de organizaciones de segundo grado y organizaciones rurales nacionales, en la Dirección General de Desarrollo Rural, en el marco de la consulta pública que la DGDR realiza como parte de la preparación de una nueva operación con el Banco Interamericano de Desarrollo.

En esta instancia se presentó el nuevo modelo de intervención de la DGDR, donde las organizaciones territoriales de productores juegan un rol importante, al igual que la institucionalidad pública, que coordinará y actuará en conjunto con las organizaciones y el Ministerio: “La intención fue presentar este nuevo modelo, discutirlo, explicarlo, encontrar puntos donde pueda haber dudas, levantar sugerencias, aportes, críticas y ver, con estas organizaciones, cuál podría ser su papel en esta nueva forma de trabajo”, expresó el director de Desarrollo Rural, José Olascuaga.

Además se presentaron las líneas generales de un nuevo programa que se va a trabajar con apoyo del BID, que está en proceso de diseño.

Olascuaga señaló que con el nuevo modelo de intervención “se está proponiendo que las organizaciones rurales (sociedades de fomento rural, ligas de trabajo, cooperativas, asociaciones rurales) actúen en conjunto con la DGDR. Que estas organizaciones tengan equipos técnicos que trabajen en todo el proceso, desde la difusión del llamado, la convocatoria a los productores, las actividades de capacitación… la etapa de diagnóstico de los predios, la elaboración de los planes y presentación de los mismos y, si los planes son aprobados, después hacer el seguimiento”. “Es darle un papel más protagónico a las organizaciones y que actúen como socios en la ejecución de las políticas”, agregó Olascuaga.

Este nuevo modelo busca llegar a productores a los que nunca se ha llegado con apoyos de la DGDR.

“Muchas veces los planes requieren el trabajo conjunto de productores, ya sea en compra conjunta de insumos, venta de la producción, planes que tienen una fase de encadenamiento comercial… en todas esas situaciones, siempre es bueno el asociativismo y el respaldo de las organizaciones”, indicó Olascuaga. Esas organizaciones, una vez habilitadas, serán Agentes Territoriales de Desarrollo Rural.  Según el director de Desarrollo Rural, existen más de 200 organizaciones de productores, muchas de las cuales podrían tomar esta figura y transformarse en Agentes Territoriales de Desarrollo Rural y hacer que “las propuestas, los apoyos, la asistencia técnica llegue de manera más fácil y más eficiente”. Además señaló que esto se complementa con un trabajo articulado de las instituciones públicas agropecuarias (el Ministerio, al que se le suman el INIA, IPA, INALE, INC, SUL, etcétera).

La nueva versión del Programa de Desarrollo Productivo Rural, que incorpora como uno de los cambios profundos la llegada de los planes a través de los Agentes Territoriales de Desarrollo Rural es un proyecto  que se enfoca en la adopción de tecnologías climáticamente inteligentes, y que promociona el asociativismo y la inserción de los productores en la cadena de valor: “apoyar con financiamiento y asistencia técnica para que los productores produzcan más, produzcan mejor en relación con el medio ambiente y el uso de los recursos naturales… y que a su vez se pueda vender mejor la producción, a través de fomentar experiencias nuevas de comercialización e inserción en la cadena, de complementación y vinculación con otros actores, de manera que el productor pueda recibir un mejor ingreso por su trabajo”, explicó Olascuaga.

En el encuentro del viernes participaron Comisión Nacional de Fomento Rural, Cooperativas Agrarias Federadas, Federación Rural, Movimiento Juventud Agraria, Asociación de Mujeres Rurales de Uruguay, Red de Grupos de Mujeres Rurales del Uruguay, Asociación Uruguaya de Productores de Cerdos y Asociación de Façoneros de Pollos.

“Se dio un muy buen intercambio y las organizaciones se mostraron muy proclives a insertarse en este esquema”, señaló Olascuaga. “Se percibe que pueden existir organizaciones más débiles a nivel territorial que no están en condiciones de asumir esta nueva estructura y para eso nosotros tenemos otras líneas de fortalecimiento” agregó.

 

La consulta pública

En el marco del nuevo proyecto que está terminando de acordar la DGDR con el BID (Programa de Desarrollo para la Producción Agropecuaria Familiar y Mediana, préstamo BID para el período 2019 – 2023), la DGDR debe hacer una serie de consultorías e informes de análisis de impacto ambiental y social. Esto incluye una consulta especializada en comunicación para desarrollar un plan de consulta pública a los destinatarios de este nuevo programa, sobre sus impactos y características, además de recolectar las opiniones y percepciones de los directamente involucrados, sobre todo productores familiares, pequeños y medianos. Para ello, la DGDR contrató a un equipo de la Facultad de Información y Comunicación (FIC) de la UdelaR para apoyar este plan de consulta pública.

La FIC elaboró un informe inicial que planteaba una propuesta técnica de cómo hacer este plan de consulta en la realidad uruguaya y teniendo en cuenta la dinámica de las organizaciones rurales. Se desarrolló el proceso de consulta, primero con un dispositivo de envío de materiales a las organizaciones de productores, utilizando las estructuras de las Mesas de Desarrollo Rural; luego se realizaron encuentros regionales de consulta y por último el encuentro con organizaciones de segundo grado y organizaciones rurales nacionales. Toda la información recabada se sistematiza y se eleva un informe que se adjunta a las demás consultorías que se entregarán al Banco.

“En la propuesta técnica nosotros armamos un mapa de actores relevantes que deberían participar en ese proceso de consulta, por supuesto en intercambio y vinculación con la DGDR y todo el dispositivo que tiene desarrollado en el territorio, que son los Equipos Territoriales de Desarrollo Rural y los directores departamentales”, cuenta Alberto Blanco, docente de la FIC, integrante del equipo que realiza la consulta.

Participaron de la consulta representantes de organizaciones (sociedades de fomento, asociaciones de productores, cooperativas agrarias, etcétera) de las 40 Mesas de Desarrollo Rural que hay en todo el país. Para el proceso de consulta se conformaron cuatro regiones: Norte, Este, Sur y Litoral. En estas cuatro regiones se convocó, a partir de los equipos territoriales, a representantes de las Mesas de Desarrollo Rural. La regional Norte, conformada por integrantes de las Mesas de Desarrollo Rural de los departamentos de Cerro Largo, Rivera, Tacuarembó, Artigas y Salto, se encontró el 4 de julio en la Estación Experimental de INIA en Tacuarembó. En la región Este participaron las organizaciones de las Mesas de Desarrollo Rural de Lavalleja, Maldonado, Rocha y Treinta y Tres. La actividad se realizó el 5 de julio en el CRC de Aiguá. La regional del Litoral reunió a representantes de las Mesas de Desarrollo Rural de Paysandú, Río Negro, Colonia, Soriano, Flores y Durazno y se encontró el 12 de julio en la Sociedad de Fomento de Flores. La región centro-Sur, con los departamentos de San José, Canelones, Montevideo y Florida se encontró el miércoles el viernes 12 de julio en el Centro Agustín Ferreiro.

A los representantes de las MDR se les envió previamente los materiales del proyecto y el nuevo manual de intervención de la DGDR para los nuevos proyectos a ejecutar. En cada encuentro se presentaron los elementos centrales del proyecto y por la tarde se realizaron talleres de intercambio en subgrupos, donde se relevaron propuestas, discrepancias y ajustes al proyecto. Esto se sistematiza en un informe de cada encuentro regional y se envía a los representantes de las Mesas para que lo vuelvan a trabajar con sus organizaciones de base.

“En cada uno de los encuentros regionales participaron más de 30 representantes de las organizaciones y los técnicos de los Equipos Territoriales de Desarrollo Rural más técnicos privados que trabajan en relación a las organizaciones de base, en un proceso muy rico de intercambio, de propuestas y ajustes del proyecto con la voz y la opinión de los directamente involucrados”, expresó Blanco.

Por su parte, el director de Desarrollo Rural, José Olascuaga, señaló que en este proceso de consulta se ha visto reflejado el apoyo de las organizaciones rurales al Programa de Desarrollo Productivo Rural: “hemos encontrado apoyo… se sienten identificados con esta posibilidad y están de acuerdo”. “Siempre hay dudas, nosotros lo presentamos como que es un modelo en construcción, que lo tenemos que construir entre todos. Sabemos que hay situaciones que en la práctica van a surgir y que no las hemos previsto y estamos a la espera de mayores aportes”, agregó.