Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Aguerre manifestó confianza respecto del ingreso sin inconvenientes de soja uruguaya a China

Unpublished
25/05/2017

“Las ventas de soja uruguaya a China no tendrán inconvenientes, porque la calidad del producto así lo asegura”, dijo el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre. Es la fortaleza de tener un protocolo bilateral firmado, pues implica que, frente a la eventual presencia de un evento de contaminación, se establece la obligación de un dialogo técnico antes de tomar cualquier medida unilateral, explicó.

Uruguay exporta a China 78 % de la soja que produce, remarcó Aguerre, tras informar que la puesta a punto sobre el nuevo protocolo firmados entre ambos países para el comercio de la oleaginosa se trató en la reunión de medidas sanitarias y fitosanitarias. Añadió que se presentó a la contraparte el sistema de proceso de certificación que implantó el país, que abarca desde la chacra hasta el propio arribo del barco con el producto en puertos asiáticos.

“Este año se controlaron 138 puntos de acopio, con cruce de información y protocolización de un sistema de auditoría, que permite, como autoridad sanitaria, certificar el producto, además de concretarse un último análisis en el laboratorio de granos de Dolores (Soriano), que controla una muestra de lo que se carga en el barco”, explicó Aguerre, quien visitó China del 6 al 20 de este mes para seguir las negociaciones iniciadas en la gira liderada en octubre por el presidente Tabaré Vázquez.  

“La exportación no tendrá inconvenientes, porque la cadena se tomó el trabajo de vender el producto con una calidad que así lo asegura, aumentado el costo estimado entre cinco y ocho dólares por maquinización”, afirmó. Detalló que las condiciones de malezas cuarentenarias están en el protocolo firmado en 2016 y en el decreto 177 desde 2004. En ese tenor puntualizó que en el último protocolo se agregaron otras malezas a partir de un análisis de riesgo.

“Con protocolo o sin él, lo cuarentenario es lo mismo”, aseguró. “Las ventajas de tenerlo firmado implica que, frente a la eventual presencia de un evento donde pueda haber contaminación, el artículo 10 establece formalmente la obligación de tener un dialogo técnico antes de tomar una medida unilateral. Por lo tanto lejos de ser una debilidad es una fortaleza”, acentuó Aguerre.

Agregó que China importa 80 millones de toneladas de la oleaginosa, dos millones de las cuales provienen de Uruguay, que equivalen a 85 % de lo que exporta. “Si vamos a China es porque la mejor ecuación económica está allí y nuestra obligación es acceder a los mercados y hacer todo lo necesario para conservarlos”, abundó.

Aguerre también destacó “un nuevo paso” en el programa de intercambio de materiales genéticos de soja, con amplio contenido de proteína con destino al consumo humano producido en Uruguay. Según detalló, el acuerdo forma parte de los convenios firmados en octubre de 2016 entre ambos países para consolidar una asociación estratégica.

El documento suscrito por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y la Academia de Ciencias Agrícolas de China establece un plan de trabajo y compromisos de recursos, con los cuales se implementará un centro de investigación para el intercambio de germoplasma y el mejoramiento genético de soja orientado al mercado chino.

“Es un proceso de mejoramiento conjunto y continúo que entre 10 o 15 años dará resultados vendiendo la oleaginosa para alimentar cerdos y pollos y también para nutrir a la propia población china que pagará más valor por ella”, sostuvo.