Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Presidente Vázquez: "Que nuestros productores familiares sigan al pie del cañón"

17/02/2017

La mayoría de los alimentos que están en nuestra mesa todos los días provienen de la agricultura familiar. El Presidente Vázquez resaltó la importancia del sector en Alemania.

Uno de los principales desafíos de las administraciones de Tabaré Vazquez y José Mujica (2005 hasta el presente) es el diseño de políticas que garanticen la permanencia y desarrollo de la población rural en nuestro campo. Esto implica un gran esfuerzo de inclusión redifiniendo a la institucionalidad pública para escuchar las verdaderas necesidades de esta población y diseñar respuestas adecuadas a las mismas.

Compartimos palabras del Presidente Dr. Tabaré Vazquez en su gira por algunos países de Europa, en este caso en Alemania.

“… en mi posición de hombre político y como hombre de Gobierno, quisiera aportar al concepto de la bio-economía o de la agro-bio-economía investigadora e innovadora, buscadora de nuevos horizontes y de mejores condiciones y calidad de los alimentos para el mundo en un país como el nuestro, productor de alimentos (consumimos el 5% o 6% de los alimentos que producimos) y los ingresos fundamentales que tiene el país en más del 70% es por la exportación de la producción agropecuaria y de sus derivados. Yo quisiera modestamente agregarle a ese concepto de la agro-bio-economía investigadora e innovadora, el concepto social y humano que tanto nos preocupa en Uruguay y que en dos vías de trabajo está llevando adelante nuestro Ministerio, que se ocupa de esos aspectos sociales y humanos. Y me quiero referir al tema de los colonos y de los productores familiares en nuestro campo. (…) Uruguay desde hace años desarrolla una política de colonos y apoya fervientemente a aquellos emprendedores jóvenes que aman, que quieren la tierra y que quieren trabajar en ella, dando tierras, colonias para que las puedan trabajar. Esa política social agregada a la producción de la tierra, para nosotros es de fundamental importancia. Como es de fundamental importancia que el Estado, a través de su Gobierno, atienda y contemple las necesidades de los pequeños productores, de los productores familiares. De esa gente que nació y vivió toda su vida en el campo. De esa gente que ama su tierra. De esa gente que no la trabaja sino que la acaricia, que le arranca frutos, pero que también le entrega un enorme amor. Que muchas veces está desprotegida, desguarnecida. Que sabe trabajar la tierra y no sabe otra cosa y que si no hay un Estado que los apoye y los contemple, terminan migrando hacia los cinturones de pobreza de las ciudades (…) Para nosotros, el pequeño productor, el productor familiar tiene una enorme importancia y estamos desarrollando políticas públicas de apoyo a este sector de la producción agropecuaria en el país, porque ellos son tan importantes para el Uruguay como las grandes corporaciones multinacionales que van a invertir para producir. Para el gobierno uruguayo ese trabajador familiar, ese que quiere seguir viviendo en la tierra, trabajando y dialogando con ella, que quiere que sus hijos no se vayan de ese trabajo en el campo que muchas veces los expulsa, son importantes (…). Entonces yo humildemente abogaría (…) que también exista un capítulo que contemple las políticas sociales hacia los sectores más humildes  que aman, que quieren el campo, que quieren trabajar en él, dándoles tierras para que lo puedan hacer, apoyándolos en la adquisición de maquinarias o de semillas, haciendo que la vida en el campo sea una vida fructífera, útil, agradable para las nuevas generaciones, y para que nuestros productores familiares sigan al pie del cañón trabajando por un país cada vez mejor”. (Discurso del Presidente Vázquez en encuentro sobre calidad y seguridad alimentaria en Berlín.)

Queda aún mucho por hacer en materia de políticas publicas para el desarrollo rural y la agricultura familiar en Uruguay y en la región en general. No obstante debe de destacarse los avances en este sentido, quedando hacia delante el desafío como sociedad de darle la importancia que se merece a los agricultores y agricultoras familiares como productores de los alimentos que dia a dia llegan a nuestra mesa.