Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

La Agricultura Familiar reunió sus actores para pensar en procesos de innovación

14/12/2016

Organizado por el Programa Cooperativo para el Desarrollo Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (PROCISUR), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar del Mercosur (REAF) y la Dirección General de Desarrollo Rural (DGDR) se realizó un taller nacional sobre Sistemas Nacionales de Innovación en la Agricultura Familiar. La actividad tuvo lugar en la sala de reuniones de la DGDR con el objetivo de generar aportes para la construcción colectiva del concepto de innovación y proponer una herramienta metodológica para la caracterización y análisis de los procesos de innovación en la agricultura familiar.

El taller se enmarca dentro del proyecto “Fortalecimiento de los procesos de innovación de la agricultura familiar en los países del Cono Sur de América”, financiado por el Fondo Concursable de Cooperación Técnica de IICA. El objetivo es contribuir al fortalecimiento de la dinámica de la innovación de la agricultura familiar en los sistemas nacionales de innovación en los países del PROCISUR: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

“Este proyecto se enmarca dentro del desafío que PROCISUR tiene en su plan de mediano plazo 2015-2018, que tiene que ver con la promoción del fortalecimiento de la institucionalidad y de las políticas públicas específicas para la sostenibilidad de la agricultura familiar”, señala Rossana Leggiadro, asistente técnica de la secretaría ejecutiva de PROCISUR. Este es un proyecto financiado por el IICA y el consorcio está compuesto por los INIA de Argentina, Chile, Brasil, Paraguay y Uruguay; las representaciones de los IICA en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay; el proyecto insignia de agricultura familiar que tiene el IICA; el INDAP de Chile, la DGDR y la REAF.

Leggiadro informó que dentro del proyecto existen dos componentes: uno vinculado al estudio de la dinámica de la innovación de la agricultura familiar y el otro al desarrollo de una herramienta metodológica para el diagnóstico y análisis. Este mismo taller se realizará en los seis países mencionados y el objetivo es poder identificar a nivel país cuáles son los elementos, las interacciones y las condicionantes que explican la dinámica de innovación de la agricultura familiar. A su vez se desarrollará una herramienta metodológica para su caracterización y análisis, que tendrá en cuenta la heterogeneidad que tiene la agricultura familiar a nivel país y a nivel regional. La herramienta será consensuada en un taller regional, para luego volver a los países a aplicarla.

PROCISUR viene trabajando desde el año 2004 en agricultura familiar y en el plan de mediano plazo 2015-2018 se incorporó un eje de políticas públicas, con el propósito de generar información o conocimiento para aportar a la formulación de políticas públicas.

 

Mi lugar en el mundo

Cecilia Paseyro es productora familiar de Rocha, registrada como tal desde hace unos años. Es apicultora y desarrolla un proyecto con un grupo de mujeres rurales que se presentó al Llamado “Somos Mujeres Rurales” que lleva adelante el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a través de la Dirección General de Desarrollo Rural en conjunto con el Instituto Nacional de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social. El grupo se llama “El jardín de las abejas” y surgió en el marco de la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU). Cecilia participó de este taller sobre innovación y explicó que se intentó llegar a una definición de la innovación para la agricultura familiar: “Ha sido muy rico el intercambio y con visiones muy interesantes (…) creemos que la innovación es la transformación de una idea o de un producto y fundamentalmente que tiene que tener un valor social; creemos también que no necesariamente tiene que tener esa innovación un producto tangible desde el punto de vista económico, ya que la innovación puede ser un cambio de vida, un cambio de algo que está en el predio…”. Por otra parte, señaló que “muchas veces la propuesta nace desde las instituciones hacia los productores y no de los productores hacia las instituciones, y decíamos que para eso están las Mesas de Desarrollo, de las que discutíamos si son un actor o un ámbito… Algunos creemos que son un actor porque toman decisiones, avalan y son el espacio fundamental para hacer, para que presentemos nuestros reclamos, demandas o felicitaciones. Que son un espacio de construcción colectiva, y de ese espacio hay delegados a la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar, donde se producen intercambios nacionales e internacionales que son muy provechosos”.

Cecilia dijo que a la mayor parte de los productores se les hace difícil dejar el predio para participar de este tipo de instancias, pero reconoció que “los ámbitos de participación están y hay que ocuparlos”. En el taller también se planteó que para los productores familiares los contextos políticos son importantes. Dijo que el hecho de que los productores familiares se mantengan en el predio tiene mucho que ver con los apoyos institucionales: “Yo creo que el asociativismo es fundamental”, dijo Cecilia. Agregó que “a veces las innovaciones no tienen que ser económicamente fuertes, sino bien pensadas y pensadas en conjunto”.

En cuanto al impacto de este tema a nivel regional, la productora familiar señaló: “Nosotros tenemos que llegar a un consenso país de qué queremos los productores familiares, qué puede hacer la institución por nosotros y qué haremos todos en conjunto. En ese sentido Uruguay tiene medidas bien diferenciadas y lo da el contexto: somos 28 mil productores familiares contra 12 millones en Brasil…” Señaló que le parece fundamental que los productores representantes de la REAF puedan posicionar la agricultura familiar: “es el garante de la soberanía alimentaria, de nuestras tradiciones, de nuestras semillas, de un modo de vida, de una visión holística… Yo siempre digo que es para nosotros un ‘me quiero quedar en el campo’. En mi caso, despertarme con los pajaritos e irme a dormir viendo un atardecer en Rocha, es lo mejor que me puede pasar. Es un tema de arraigo. Yo no nací en el campo, elegí el campo; siempre lo digo, soy mujer rural por elección, dura elección. Para mí es el lugar del mundo en el que quiero vivir”.