Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Con presencia de productoras familiares se realizó el lanzamiento de 2a edición del Llamado “Somos Mujeres Rurales”

13/10/2017

“Somos Mujeres Rurales” es un fondo concursable para iniciativas de mujeres para el desarrollo rural sustentable y apunta a fortalecer las estrategias del Estado uruguayo por construir un Uruguay con inclusión social para mujeres y varones. Lo lleva adelante el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a través de la Dirección General de Desarrollo Rural (MGAP/DGDR), y el Ministerio de Desarrollo Social a través del Instituto Nacional de las Mujeres y la Dirección Nacional de Economía Social e Integración Laboral (MIDES/INMUJERES/DINESIL).

Es una convocatoria específica y diferenciada que busca realizar políticas activas para revertir las brechas de género en el acceso a las políticas públicas de la institucionalidad agropecuaria.

La actividad de lanzamiento, que tuvo lugar este 13 de octubre como antesala a la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Rurales, contó con la participación del director de Desarrollo Rural, José Olascuaga, y de la directora del Instituto Nacional de las Mujeres, Mariela Mazzotti. Participaron también la asesora en políticas de Género de la DGDR, Paula Florit, y las productoras Rita Portillo, de San José; y Susana Álvarez, de Maldonado, mujeres rurales participantes de la primera edición de este llamado.

Creciendo en saberes

Rita Portillo, productora hortícola de San José, forma parte de un grupo de 14 mujeres rurales que, para darle valor agregado a sus excedentes hortícolas, se presentaron a la primera convocatoria del “Somos Mujeres Rurales”. Ya están elaborando y vendiendo sus productos. “Estamos creciendo en saberes, sintiéndonos reconocidas como personas y trabajadoras”, dijo Rita, a la vez que recomendó a las mujeres rurales presentarse a este llamado: “estas políticas contribuyen a la auto-realización, personal y grupal”, señaló. Mencionó que les han enseñado a gestionar espacios y ventas y que se les ha valorado como mujeres, en su tarea cotidiana: “se reconoce nuestro trabajo”, dijo. “Políticas como estas impulsan a dar a luz ideas y proyectos que nos hacen fuertes y que mejoran la sociedad (…) Fortalecidas y ejerciendo derechos, transmitimos a las nuevas generaciones y a la sociedad toda, el amor a la tierra, al trabajo, a la familia y a nuestra cultura rural”, concluyó.

Susana Álvarez, integrante del grupo “Mujeres Rurales de Las Cañas”, del departamento de Maldonado, contó que a la primera edición del llamado presentaron un proyecto social. En su comunidad encontraron la necesidad de contar con un centro informático, donde poder hacer trámites por Internet, en un lugar de sierras, donde no hay mucha señal: “Nos presentamos e hicimos el proyecto que nos unió como grupo. Para nosotros era algo nuevo; tuvimos apoyo y crecimos como grupo”, expresó. Contó que están funcionando en una escuela, con una computadora y una impresora. Allí se reúnen, hacen manualidades y yoga. Sueñan con poder ampliar un salón para contar con un espacio propio, por lo que piensan presentar un proyecto en esta segunda edición del llamado.

La asesora en políticas de Género de la DGDR, Paula Florit, fue la encargada de presentar las bases de la nueva convocatoria. Mencionó que el llamado tiene como objetivos fomentar la participación de las mujeres en los procesos de desarrollo rural, a través del fortalecimiento de sus capacidades de participación, empoderamiento e incidencia pública y comunitaria; facilitar el acceso a bienes, servicios y el desarrollo de nuevas capacidades; y generar experiencias que puedan aportar insumos para promover la integración de las mujeres en las estrategias y políticas de Desarrollo Rural. Dijo que los grupos deben presentar, en primer momento, un “perfil de proyecto” y que luego, si el perfil es seleccionado, un proyecto definitivo.

La directora de Inmujeres, Mariela Mazzoti, expresó que este llamado reconoce a las mujeres, que muchas veces “resultan invisibilizadas”. Recordó que cuando las mujeres hicieron la evaluación de la primera convocatoria, destacaron el proceso de aprendizaje y de encuentro con otras mujeres. Enfatizó que las mujeres aportan al desarrollo productivo y a la economía de nuestro país y destacó que el MGAP, a través de la DGDR, tenga una iniciativa que dé visibilidad a las mujeres en tanto sujetos de derechos: “es un avance significativo y un mensaje a la sociedad toda”, expresó. También dijo que el “generar redes” entre mujeres e instituciones es necesario porque “la realidad es compleja”. Resaltó el hecho de que el programa haya podido ser revisado y modificado en base a la experiencia y destacó que Inmujeres tiene que aportar en la línea del desarrollo de los derechos de las mujeres, el acceso al crédito y los recursos, y el desarrollo de capacidades de negociación y liderazgo. Mencionó que hay una agenda de derechos sociales que a las mujeres les interesa y que las instancias de diálogo, en este sentido, son muy interesantes. Dijo que una segunda edición del llamado implica “sustentar el compromiso de Estado en relación a las mujeres rurales”.

El director de Desarrollo Rural del MGAP, José Olascuaga, resaltó el compromiso de trabajar interinstitucionalmente y poner en la agenda de gobierno las políticas de género e inclusión. Dijo que este llamado es sólo una herramienta más dentro de ese conjunto de acciones, que no es una experiencia aislada, sino que existe el compromiso del Gobierno de superar las desigualdades y lograr políticas de inclusión: “Entendimos que hay que hacer acciones y que esas acciones tienen que ser positivas, proactivas, afirmativas, como pretende ser este llamado, y que los procesos de desarrollo requieren la inclusión y la igualdad y por eso se entendió que había que trabajar junto con la gente”, señaló. Mencionó que esta herramienta es una política afirmativa, que busca revertir la desigualdad y aumentar las posibilidades de autonomía económica de las mujeres. Dijo que esto se hace a través de un trabajo articulado e interinstitucional, en consonancia con otras políticas. Mencionó que la DGDR ha venido trabajando en campañas de visibilización y reconocimiento de la mujer rural, para lograr un modelo de desarrollo “con gente en el campo”, que tiene en cuenta los aspectos económicos, sociales y ambientales.

Características del llamado

A este llamado se pueden presentar organizaciones, grupos o colectivos de 5 o más mujeres de 18 o más años, preferentemente radicadas en el medio rural y/o directamente vinculadas a la actividad agropecuaria. Deberán presentar propuestas orientadas a contribuir con procesos de desarrollo rural sustentable, con inclusión social, que podrán ser: 1- Iniciativas centradas en experiencias de mujeres, de producción y servicios, o 2- Iniciativas centradas en experiencias de promoción de la participación, capacitación en derechos e incidencia de las mujeres en el territorio.

Las propuestas que resulten aprobadas recibirán un apoyo económico que tendrá como monto mínimo 20.000 pesos y como monto máximo 100.000 pesos. Se desembolsará en dos o más pagos, el primero como adelanto para iniciar las actividades y los restantes en función del grado de avance y cumplimiento del proyecto.

Las propuestas se deberán enviar al correo electrónico consultasdgdr@mgap.gub.uy, desde el 13 de octubre hasta el 20 de diciembre. El formulario para la presentación de las propuestas puede descargarse de la página web del MGAP: www.mgap.gub.uy/desarrollorural en llamados vigentes y en www.mides.gub.uy

Los proyectos serán evaluados y seleccionados por un tribunal que estará integrado por técnicos de DGDR/MGAP e INMUJERES/DINESIL/MIDES. Para poder ser evaluadas y potencialmente seleccionadas, las propuestas deberán contar con el aval de la Mesa de Desarrollo Rural.

Las bases de este llamado se encuentran en www.mgap.gub.uy/desarrollorural en llamados vigentes y en www.mides.gub.uy; también se puede acceder a ellas en las oficinas del MGAP o del MIDES de todo el país.

En la primera edición de este llamado se presentaron 126 propuestas, involucrando a 1.054 mujeres de todos los departamentos del país. Finalmente fueron financiadas 29 propuestas, con un total de 270 mujeres, y hubo dos millones de pesos de financiamiento. 22 de las iniciativas tuvieron presencia de mujeres jóvenes.