Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Misión FIDA recorrió iniciativas que funcionan en el marco del Proyecto Piloto de Inclusión Rural

09/06/2017

Una Misión de Supervisión del Proyecto Piloto de Inclusión Rural (PPIR) recorrió diferentes proyectos que vienen funcionando en territorio, en el eje de la Ruta 7, en el área de cobertura de ocho Mesas de Desarrollo Rural. Además de salidas a campo, la Misión FIDA ha mantenido reuniones con los Equipos Territoriales de Desarrollo Rural (ETDR) que han venido supervisando las fases 1 y 2 del Proyecto. 

Se contempló que la visita incluyera proyectos productivos y sociales. En las reuniones bilaterales de especialistas con las diferentes áreas de la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (DGDR/MGAP) se contemplaron aspectos vinculados a servicios financieros, comercialización, monitoreo y evaluación, aspectos fiduciarios y adquisiciones.

Para favorecer el trabajo, la misión se dividió en dos grupos. Uno de los grupos recorrió la zona de Lavalleja, algo de Canelones, Florida y Durazno, y el otro grupo visitó algo de Canelones, Florida, Tacuarembó y Cerro Largo.

La primera visita fue a un grupo de mujeres que funciona dentro de Sociedad de Fomento de San Jacinto, que se dedica a la producción hortícola y vende sus productos en las ferias de cercanía. Luego se visitó a un grupo que funciona en la Escuela Rural Nº 60, que se llama “Mujeres en Movimiento” y está enfocado a la realización de actividades de gimnasia y pilates, con intención de ampliar las actividades sociales en la zona, utilizando la escuela como centro de encuentro, recreación y salud. La recorrida continuó con la visita a un grupo de productores ganaderos en Florida, que tiene una sede en la vieja estación de trenes, “Estación Talita”, que funciona como centro de reunión en la zona. Luego se visitaron dos grupos de asalariados rurales, beneficiarios de campos de Colonización, donde la misión fue agasajada con el almuerzo. En Tacuarembó se visitó al Pueblo del Barro, donde funciona una sociedad civil que cuenta con una sede que se pretende ampliar para capacitaciones. Allí funciona un merendero que atiende a 25 niños y jóvenes de la zona. Pidieron colaboración para ampliar la cocina y mejorar el edificio. Más tarde se visitó a un grupo de jóvenes del liceo de Caraguatá, que vive una situación compleja vinculada al alto índice de suicidio adolescente que existe en la zona. Buscan ampliar un proyecto de cine que llevan adelante y pidieron la colaboración para comprar equipo de parlante, pantalla y cañón.  La gira finalizó en el Centro de Reclusión de Melo, donde funciona un grupo de mujeres que está comenzando con un proyecto de confección de capas para ovinos y caballos, con bolsas de sobrantes de la industria del arroz. Solicitan las herramientas para la confección de capas. Allí también funciona un grupo de reclusos que se dedica a la cría de porcinos y pretende llevar adelante un proyecto de integración dentro del centro penitenciario, donde cuentan con una chacra con invernáculo, cría de porcinos y ovejas, y producen los alimentos para la propia cárcel.

La recorrida del segundo grupo de la Misión FIDA incluyó la visita a un grupo de jóvenes de Villa del Carmen, Durazno, que lleva adelante un proyecto de recreación. Realizan competencias en triatlón y pidieron colaboración para conseguir los materiales, básicamente cascos y bicicletas. Otros proyectos que se visitaron fueron en Lavalleja, uno en la localidad de Gaitán, donde funciona un grupo de mujeres que tiene un proyecto vinculado a las gallinas, con la intención de hacer una venta conjunta de huevos. También se visitó un grupo ovino que trabaja en su formación para cría y venta en conjunto de corderos y lana. En Canelones se visitó al grupo de mujeres rurales “Las Roseñas”, que se dedica a la producción de hierbas aromáticas y solicitan ampliar la parte de secado y envasado para la comercialización. La gira culminó en Florida, en Polanco del Yí, donde se desarrolla un proyecto social vinculado al transporte liceal.

La idea fue mostrarle a la misión el trabajo y el avance que se ha logrado en territorio con los equipos.

El Proyecto

El Proyecto Piloto de Inclusión Rural (PPIR) surge por un préstamo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), institución financiera dedicada a erradicar la pobreza y el hambre en las zonas rurales. El trabajo busca:
-          Fortalecer las Mesas de Desarrollo Rural como instituciones inclusivas.
-          Incluir a los productores familiares en las cadenas de valor.
-          Incluir a los asalariados rurales en las políticas de desarrollo rural.
-          Que la población rural acceda a servicios que mejoran su calidad de vida.

Tiene como componentes y herramientas de intervención:

1-     El fortalecimiento del capital humano y social.
2-     El desarrollo productivo e inserción de productores familiares en cadenas de valor.
Se apoyaran acciones de capacitación, asistencia técnica, capitalización de las organizaciones rurales a través de proyectos sociales y productivos. Además se ofrecen herramientas de financiamiento accesibles para las organizaciones y población objetivo (fondos rotatorios, microcréditos, etc.) y se generan nuevas herramientas de seguros.

Qué se busca

El objetivo del PPIR es llegar a la población más excluida y dispersa del país. El proyecto abarca una zona con grandes distancias, y accesos que se complejizan, e incluye a mujeres y jóvenes con el fin de mejorar su calidad de vida.