Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

35 proyectos aprobados en el marco de la Convocatoria “Más tecnologías”, segunda edición

08/02/2017

Se conocieron los resultados del llamado “Más tecnologías para la producción familiar, segunda edición”. Hubo 34 proyectos aprobados, de 71 perfiles de propuestas presentados. Para ellos se destinará un monto total de apoyo no retornable de hasta 998 mil 386 dólares americanos. 

Uno de los proyectos aprobados es “Evaluación Productiva y Ambiental de Estrategias de Pastoreo No Tradicional Sobre Campo Natural en Predios Ganaderos Familiares”, que se desarrollará en predios de productores vinculados con la Asociación Uruguaya de Ganaderos del Pastizal (AUGAP) y/o de la Alianza del Pastizal (AP), en diversas unidades de paisaje del país. La Facultad de Agronomía de la UdelaR será la entidad investigadora socia para llevar adelante el proyecto. El objetivo general es evaluar cuantitativamente los cambios productivos, socio-técnicos y ambientales ocurridos en predios que realizan estrategias de pastoreo no tradicionales y compararlas con sus vecinos bajo pastoreo continuo tradicional. Para evaluar los cambios se comparará cuantitativamente los predios a través del tiempo (antes y después de su conversión al nuevo sistema de pastoreo) y con predios cercanos que continúan bajo pastoreo continuo tradicional.

Este proyecto es la continuación y profundización de dos proyectos apoyados en la primera edición de la convocatoria “Más Tecnologías”, ya que una característica del llamado es que busca generar sinergias entre los actores vinculados a las distintas temáticas y posibilita la continuidad y profundización de las propuestas.

Los dos proyectos iniciales fueron: “Valoración Social y Productiva del Pastoreo Racional Voisin en Predios Familiares”, que evaluó el manejo del pastoreo desde el punto de vista productivo, ambiental y social, llevado adelante por la SFR Sexta Sección y la Alianza del Pastizal en Tacuarembó;  y “Evaluación en Red de Módulos de Pastoreo Racional en Campo Natural Prof. Juan C. Millot”, que contó con la participación de la Cooperativa Agraria Limitada de Aiguá (CALAI), Cooperativa de la Quebrada de los Cuervos (Treinta y tres), El Fogón Cooperativa Agraria Ltda. (Durazno) y la Asociación Rural de Reboledo (Florida) como organizaciones asociadas, y la Alianza del Pastizal (Aves Uruguay) y el Instituto Plan Agropecuario (IPA) como entidades de investigación.

Para levantar la restricción en el manejo de campo natural, este último proyecto propuso un esquema sencillo de módulos de 6 a 10 potreros que tuvieran en cuenta la heterogeneidad vegetal existente, con una periodicidad de cambios de animales aproximadamente semanal y una intensificación moderada totalmente compatible con las posibilidades reales de adaptarlo a productores familiares. Esta cantidad de subdivisiones implicaron descansos de las pasturas de entre 40 y 60 días, períodos que resultaron óptimos en los trabajos conducidos por el profesor Juan C. Millot en la década de los 90 en un proyecto de "red experimental" llevado a cabo en las tres estaciones experimentales de la Facultad de Agronomía de la UdelaR.

En la puesta en funcionamiento de este proyecto se realizaron actividades de campo con pesada de ganado, recorrida de parcelas e intercambios entre productores y técnicos, sobre la metodología de medición de crecimiento de pasturas (a campo y satelital) y la toma de decisiones de manejo de los lotes en los módulos.

Para Esteban Carriquiry, técnico coordinador del proyecto, las bases del pastoreo racional implican un nuevo vínculo con el campo natural, que se basa en el manejo de descansos, evitar el sobrepastoreo, la mayor producción de forraje, el pastoreo menos selectivo por parte de los animales, una mayor adaptación a la sequía y una mayor capacidad de carga sostenible en el tiempo.

Ignacio Cedrés, productor ganadero de Marmarajá (Ruta 8 km. 162, al norte de Lavalleja), fue uno de los participantes de esta propuesta en cuyo predio se realizaron las demostraciones. Se subdividió un área en 8 potreros permanentes, generando a la vez un área social para el ganado, utilizando la aguada natural y su monte asociado. Cada tres meses se realizaron jornadas con pesada de ganado y charlas informativas.

Cedrés explica el trabajo realizado: “Son 54 hectáreas de campo natural que tenía dos potreros; se dividió en ocho potreros con un área social de agua y sombra. El campo tiene una cañada que lo atraviesa y todos los animales tienen agua y sombra. Ahí se hace un manejo rotativo racional: se van cambiando periódicamente todos los animales (…) Se mide el pasto a la entrada y salida de los animales para saber el consumo y lo que produce el campo y se pesan los animales cada tres meses”.

Tiene un sistema de cría con venta de terneros al destete y vacas preñadas para invernáculo y reposición.

Según el productor, fue una experiencia muy interesante: “Se aprende mucho después de tanto medir (hay potreros que se cambian cada cuatro, ocho o doce días) y estamos midiendo muy seguido lo que produce un campo y cuánto se consume. Ya hace un año y medio que empezamos con esto y está bueno, porque ahora, ya antes de medir hacemos un estimativo, después medimos y vamos afinando”.

Según Cedrés, la propuesta fue muy productiva: “Se mejoró mucho la producción porque dominás el consumo y controlás el pasto que tenés: lo vas racionalizando”. El apoyo de los técnicos y las charlas informativas también resultaron muy positivas: “Siempre han sido interesantes y siempre se aprende; estamos muy contentos con la propuesta”.

Las propuestas de “Más Tecnologías Apropiadas para la Producción Familiar” son proyectos de desarrollo de tecnologías con especial consideración del contexto al cual se van a aplicar, incorporando aspectos productivos, ambientales, económicos y principalmente socio culturales de la comunidad a la que se destinan. Los proyectos son presentados en conjunto entre organizaciones de productores rurales de todo el país y entidades públicas y/o privadas de investigación y como estrategia metodológica prevén la participación directa de los productores y sus familias como parte del equipo investigador.