Logo Dirección General de Desarrollo Rural

Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

Organizaciones de productores familiares socializaron experiencias de comercialización

06/10/2017

El ciclo de Seminarios “Estrategias de diferenciación y agregado de valor a los productos de las organizaciones de la Agricultura Familiar” culminó este 5 de octubre con la presentación de diversas organizaciones de productores de nuestro país, que expusieron las diferentes estrategias utilizadas para el agregado de valor y la mejor comercialización de su producción.

Este ciclo lo lleva adelante el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural (MGAP/DGDR), junto al Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y el Instituto Nacional de Colonización (INC), con la colaboración del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

En las mesas, compartieron sus experiencias la Cooperativa Agraria de Productores Unidos Rurales de San Antonio (COOAPRUSA); INDA/MIDES con su propuesta de abastecimiento a productores familiares en la emergencia a causa de las inundaciones en el norte; el Mercado de Cercanía de Atlántida; CALPAMAS, experiencia de Eco mercado del Barrio Punta Carretas; Calmañana y FERAL; Punto Verde; Productos con Valor Social (ProVAS-MIDES); Cooperativa Apícola de Villa del Rosario; Cooperativa El Fogón; y La Casilla.

La fortaleza de la cercanía

El Mercado de Cercanía de Atlántida es una realidad gestada a partir de un proyecto presentado al Fondo de Apoyo a Pequeñas Localidades en la Convocatoria a Iniciativas Municipales con foco en Desarrollo Económico Local en el año 2014. El proyecto original fue concebido y presentado por el Municipio de Atlántida y contó con el apoyo de cuatro socios estratégicos: la Sociedad de Fomento Rural Piedra del Toro, Comisión Nacional de Fomento Rural, Comisión de Vecinos de Estación Atlántida y Slow Food -Uruguay. Hizo su apertura el último fin de semana de enero y funciona todos los fines de semana en el km 164,500 de ruta 11, próximo a la Parroquia del Cristo Obrero. Allí se ofrecen frutas, verduras, hortalizas, miel, productos de la colmena, quesos, artesanías, encurtidos, plantas, plantines, hierbas aromáticas y medicinales, vino, jugo de uva y cerveza artesanal, ente productos. Participan unos 25 productores, en forma alternada.

“Es una experiencia nueva la de organizarse entre productores, pero ha sido muy buena, muy positiva; se ha formado un lindo grupo de trabajo con un buen compromiso de permanencia y de apostar hacia el futuro”, cuenta Hugo Savalegui. Él es apicultor, del Grupo de Apicultores de la Sociedad de Fomento Piedra del Toro y pertenece a la Comisión Administradora del Mercado de Cercanías.

Por el momento venden a consumidores particulares. Hugo destaca dos aspectos del mercado: “uno es la cercanía del productor al consumidor, porque no hay intermediarios: todos los que comercializamos ahí somos productores y como tal brindamos asesoramiento y evacuamos cualquier tipo de consulta de los consumidores; otro es que somos productores de la zona de Canelones, entonces el radio más alejado serían 50 kilómetros y hay una cercanía al punto de venta también”.

El hablar de cercanía implica que también muchos de los consumidores conocen a los productores y sus familias: “muchos son vecinos y se recomiendan unos a otros”, dice Hugo.

También hay consumidores ocasionales, porque el mercado está ubicado en la entrada, por donde suelen pasar los argentinos que vienen a veranear a la costa uruguaya, y muchos de los que pasan aprovechan a comprar.

La propuesta se está ampliando, la idea es incorporar todos los rubros y se piensa convocar a los pescadores artesanales de la zona para también incluir pescado.

Comprarle directamente a productores es política del Ministerio del Interior

El Ministerio del Interior presentó su experiencia de compras realizadas a cooperativas de productores. Este proceso se inició en el 2014, cuando las autoridades ministeriales decidieron comprar determinados alimentos por medio de convenios con organizaciones de productores, concretamente con cooperativa de productores de cerdos, de pollo, y de harina y fideos.

Hay tres partes que integran estos convenios: la cooperativa correspondiente, el Ministerio del Interior como unidad demandante, y la Intendencia Departamental del lugar donde está localizada la cooperativa.

“La experiencia ha sido más que satisfactoria. Empezamos comprando para el área metropolitana un monto anual de aproximadamente 1 millón 600 mil dólares; esto se duplicó en el 2015; el año pasado superamos los 5 millones de dólares y actualmente tenemos convenio por casi siete millones de dólares”, dice Shirley De Armas, contadora pública y Magíster en Política y Gestión Pública, gerente del Área de Logística del Ministerio del Interior.

El convenio se inició para atender la demanda de productos del Instituto Nacional de Rehabilitación y este año se incorporó la demanda de otras unidades, como la Escuela de Policía, la Guardia Republicana y la Jefatura de Montevideo.

“La demanda crece día a día porque se han mostrado buenos resultados, la calidad del producto es excelente, se mejoró el sistema de distribución y el Ministerio del Interior, a pesar de que tiene compras por montos muy importantes (porque tiene más de la cuarta parte del presupuesto del Estado) y muchas compras las realiza al exterior, (…) respecto a las compras que tiene que realizar en plaza, la política definida por las autoridades es comprarle directamente a productores, favoreciendo los emprendimientos locales por considerar que son compras públicas sustentables con alto impacto social”, dice De Armas.

Estas compras, el Ministerio las hace amparado en una de las excepciones del artículo 33 del TOCAF, que es compra directa a unidades de productores. Además, en el año 2015, en la Rendición de Cuentas, se introdujo una excepción que habilita al Ministerio del Interior a comprar directamente a todo tipo de cooperativa de productores.

Ahora, que está reglamentada la ley de compras públicas a la agricultura familiar, y contando con organizaciones habilitadas, se podría comprar por licitación. En este caso, la organización habilitada participaría con una preferencia que llegaría hasta el 100%. De todos modos, según De Armas, el Ministerio sigue con el formato anterior, de compra directa, que también está amparado en la normativa legal, porque lo maneja bien y está cómodo con el instrumento. Para el caso de las licitaciones, según la profesional, “las organizaciones tienen que trabajar mucho en la práctica de lo que implica presentarse a procedimientos licitatorios, porque nuestra normativa es muy exigente…”. “Hay que avanzar en apoyar a los productores, acompañarlos, ayudarlos en la redacción de la oferta, a que verifiquen toda la documentación, que aprendan a leer los pliegos, las condiciones, para que pueda funcionar”, agrega.

Existe además un Comité de Seguimiento, que se reúne mensualmente con los productores: “vamos tratando los distintos temas: si detectamos que hay algún punto que tiene oportunidad de mejora, lo tratamos en el Comité de Seguimiento, donde también asisten la Intendencia de Canelones y los representantes de las unidades ejecutoras que demandan (…) para que nos pongan en conocimiento si hay alguna entrega que requiere ajustes”. “El diálogo con los productores ha sido bueno, hemos sido flexibles para ayudarlos a que ellos puedan sortear todos los inconvenientes en cuanto a documentación, regularización, y los hemos acompañado en su desarrollo”, expresa De Armas. Agrega que “ha sido una experiencia muy buena”; “ellos hoy son nuestros aliados: ellos mismos hacen la distribución, verifican que el producto llegue en las condiciones en las que tiene que llegar; también han asesorado a los funcionarios de cómo tienen que almacenar los productos (…) para que tengan el máximo rendimiento. Ahora estamos trabajando en la confección de procedimientos, con el asesoramiento de los productores, para que en cada centro sepa cómo manipular los alimentos (…). Esto nunca lo hubiéramos logrado con los intermediarios, que es como veníamos comprando antes del 2014”, señala De Armas.

Más del 40% de las compras de alimentos que hace el Ministerio del Interior, las hace por convenio. Más de un 30% de las compras directas las hace a cooperativas de productores.