Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca Uruguay Digital

DIRECCIÓN GENERAL DE DESARROLLO RURAL

La evolución de la actividad agropecuaria y de sus protagonistas exigió, a través de los años, diseñar políticas, marcos normativos e institucionalidad específca para atender las diferentes situaciones. Así como hay organismos dedicados a los sectores ganadero, agrícola, ictícola, granjero o forestal, abordando aspectos productivos y sanitarios, el desarrollo de la población rural también obligó a crear nuevos instrumentos para su abordaje.

De esta forma se crea la Dirección General de Desarrollo Rural (DGDR) como unidad ejecutora del MGAP en la Ley de Presupuesto de 2005, aunque comienza a funcionar en abril de 2008. La DGDR asume y centraliza los programas y competencias preexistentes para atender a la población rural y su desarrollo. Con este nuevo marco se apuntó a una concepción de modelo de producción, basado en la sustentabilidad económica, social y ambiental y con la participación de las familias y trabajadores rurales.

Las políticas de desarrollo rural deben trascender el ámbito agropecuario y apuntar a ser integradoras y lograr una justa participación de los productores, asalariados y sociedad en el reparto de la riqueza generada. Asimismo la DGDR se encarga de articular y coordinar la llegada de las políticas sociales generadas por el Estado al medio rural, para mejorar la calidad de vida de la población rural. Desde la DGDR se entiende al desarrollo rural como un proceso que involucra los aspectos productivos y económicos, sociales, ambientales e institucionales. Partiendo del concepto que no existe desarrollo sin inclusión, y que la inclusión va desde los aspectos políticos y sociales hacia lo económico.

Con el objetivo de la inserción competitiva de la agricultura familiar en las cadenas de valor, se ejecutan proyectos como Ganaderos Familiares y Cambio Climático o el proyecto piloto de Inclusión Rural, con apoyo económico para la adopción de la tecnología, asistencia técnica e inserción de la agricultura familiar en las cadenas comerciales. También funcionan las propuestas “Más Valor” y “Más tecnologías”. Otros proyectos específcos apuntan a rubros como producción lechera, ovinos, agroforestal y producción integral y sustentable.

La población objetivo de la DGDR son los sectores de la población rural de menor incidencia en las políticas públicas, como los productores agropecuarios familiares, trabajadores y asalariados rurales y los integrantes de las comunidades más pequeñas y aisladas en el territorio. Desde la dirección se articulan proyectos específcos para mujeres, jóvenes y asalariados rurales, los cuales serán desarrollados más adelante.

A los programas que asumió la DGDR desde que comenzó a actuar, como el caso de Uruguay Rural (PUR), Programa de Desarrollo Ganadero y Programa de Producción Responsable (PPR), se sumaron instrumentos como la creación del Fondo de Desarrollo Rural en 2010, la Ley de Descentralización de mayo de 2007 -que estableció los Consejos Agropecuarios y las Mesas de Desarrollo Rural- la Mesa Avícola, la Mesa Porcina, el Programa de Quesería Artesanal y se amplió la cobertura territorial del Programa Microcrédito Rural. También se generaron otras herramientas de fnanciamiento retornable como el Fondo Rotatorio y Fondo de Inversión Local.

Para fnanciar su funcionamiento e intervenciones la DGDR cuenta con diversas fuentes. El Fondo de Desarrollo Rural4 se compuso inicialmente con saldos de programas anteriores, reintegros por fnanciamientos de los planes y proyectos de desarrollo rural, partidas de Rentas Generales y legados y donaciones. Otra fuente es el Programa de Desarrollo Productivo Rural - BID, cuyo objetivo es aumentar los ingresos de pequeños y medianos productores, a través del incremento de la productividad por adopción de nuevas tecnologías. A esto se suma el programa de Desarrollo y Adaptación al Cambio Climático financiado por el Banco Mundial, creado para apoyar a productores familiares y medianos en la creación de capacidades para adaptarse a la variabilidad y el cambio climático.

El Registro de Productores Familiares Agropecuarios se creó para conocer quiénes son, dónde están y cuáles son sus características socio-económicas, así como focalizar la correcta aplicación de los planes y recursos en este sector. Para la defnición de productores agropecuarios y familiares, la resolución del MGAP N° 1013/2016 determina que se trata de “toda persona física que con o sin la ayuda de otros gestiona directamente una explotación agropecuaria y/o realiza una actividad productiva agraria”. Esto conlleva cumplir requisitos, como no tener más de dos asalariados permanentes, no familiares; trabajar hasta 500 hectáreas índice CONEAT 100, bajo cualquier forma de tenencia; vivir en el predio productivo o a menos de 50 kilómetros de distancia y un tope en los ingresos familiares no generados por la explotación agropecuaria. También defne qué se entiende por productor familiar pesquero.

El registro, que se formalizó por la Ley de Presupuesto 2015 y tiene carácter de declaración jurada, permite acceder a planes de la DGDR o DIGEGRA, preferencia para el programa del Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural (MEVIR) y benefcios ante el Banco de Previsión Social y el Banco República.

La Ley 19.292 del 16 de diciembre de 2014, declara de interés general la producción familiar agropecuaria y la pesca artesanal, creando un régimen de compras estatales en benefcio de las organizaciones habilitadas registradas, como forma de ayudar al desarrollo de las familias productoras y los pescadores artesanales, reservando un porcentaje de las compras estatales para estos sectores. La ley considera organización habilitada a toda aquella que esté integrada por al menos cinco productores agropecuarios, de los cuales como mínimo el 70% deben ser productores familiares agropecuarios y/o pescadores artesanales. Los productores familiares agropecuarios deben ser titulares de empresas registrados ante la DGDR. 

Cabe agregar que a través de la DGDR y la DIGEGRA se implementa otro sistema de registro para habilitación de técnicos privados para la aplicación de herramientas de políticas públicas para el desarrollo rural sustentable, dirigida a especialistas de áreas del conocimiento, ya sea ciencias agrarias, sociales, naturales y/o de la educación, con formación terciaria, UTU o Formación Docente. Esta herramienta permite identifcar las necesidades e inquietudes de capacitación de los técnicos privados.

Pero la mirada sobre la agricultura familiar también tiene una vertiente regional, a través de la integración en la Reunión Especializada sobre la Agricultura Familiar (REAF) del Mercosur, organismo orientado a la generación de políticas diferenciadas hacia la agricultura familiar, a través del diálogo político entre los gobiernos y las organizaciones sociales.